Se desplegará más de 23.000 policías durante la cumbre de líderes del G7 que acogerá la semana próxima, lo que supone el mayor número de efectivos habilitados para un evento de este tipo en el país, anunciaron hoy las autoridades niponas.


Japón desplegará 23.000 policías durante la cumbre del G7.

El dispositivo de seguridad superará al dispuesto durante la reunión del G8 en la localidad de Toyako, de la isla de Hokkaido (norte) en julio de 2008, cuando se desplegaron 20.000 agentes, informó hoy la Agencia Nacional de Policía en una rueda de prensa recogida por la cadena pública NHK.

La cifra también supera a los más de 22.000 policías que formaron parte del dispositivo de seguridad puesto en marcha en Alemania con motivo del último encuentro del G7 celebrado el año pasado en el castillo bávaro de Elmau, en el sur del país.

Los efectivos vigilarán el hotel nipón donde se reunirán los líderes los días 26 y 27, ubicado en el parque natural de Ise-Shima (centro de Japón), así como en otras localizaciones de los alrededores, entre ellas el aeropuerto internacional de Chubu, donde aterrizarán los aviones de los líderes.

Asimismo, el cuerpo de seguridad apostará 4.600 oficiales en la localidad de Hiroshima, donde el presidente estadounidense, Barack Obama, viajará tras la cumbre en la primera visita de un inquilino de la Casa Blanca en funciones a la ciudad bombardeada por el Ejército de EEUU al final de la II Guerra Mundial.

Por su parte, oficiales gubernamentales de EEUU inspeccionaron hoy el recorrido previsto por Washington para la visita de Obama el viernes de la próxima semana, según recogió NHK.

Los funcionarios revisaron el Museo y el Parque de la Paz de Hiroshima, donde se encuentra el cenotafio en el que están inscritos los nombres de las más de 250.000 víctimas que causó el bombardeo, así como el “Gembaku Domu”, la cúpula que quedó en pie tras la tragedia y preservada como símbolo de la devastación atómica.

Los oficiales también examinaron el centro de conferencias internacional de la ciudad en el que el presidente estadounidense dará un discurso.

Al margen del despliegue en Ise-Shima y Hiroshima, la policía japonesa planea reforzar la seguridad en otros emplazamientos como salas de conciertos y estaciones de tren en Tokio y otras ciudades importantes del país para prevenir posibles ataques terroristas, agregó la cadena. EFE