El Gobierno desea que a Brasil le vaya bien, pero respecto a la crisis política que vive, el ministro de Industria y Comercio, Gustavo Leite, considera que son las instituciones y la democracia brasileñas las que deben solucionar los problemas de Brasil, "sin injerencias de otros".


Crédito: EFE

“Si a Brasil le va bien, a nosotros nos va a ir mejor”, afirma Leite en una entrevista con Efe en Madrid, donde hoy clausuró una semana dedicada a mostrar a España el potencial de Paraguay.

Brasil es el principal inversor y también el cliente número uno de Paraguay, con quien comparte frontera.

Respecto a la crisis política que vive Brasil, donde la presidenta Dilma Rousseff ha sido apartada del poder para hacerle un juicio político por su presunta relación con casos de corrupción, insiste en que Paraguay “no va a intervenir en los asuntos internos de otros países”.

“Nosotros tuvimos nuestro propio proceso de ‘impeachment’ en 2012 y no nos gustó ser asesorados por otros países”, recuerda el ministro.

En junio de 2012, Fernando Lugo fue destituido como presidente en un controvertido juicio político promovido por el Legislativo tras la muerte de seis policías y once campesinos en un tiroteo durante una operación de desalojo en una finca de Curuguaty.

El responsable de Industria y Comercio destaca que, a pesar de la crisis brasileña, su país ha crecido en los últimos años, aunque insiste en que “si Brasil creciera, nosotros creceríamos más”.

Leite destaca que Paraguay ha sido “uno de los pocos países del mundo que consiguió aumentar exportaciones a Brasil” gracias a su competitividad y, pese a la crisis brasileña, se han instalado nuevas industrias en Paraguay, donde el 80 % proceden de Brasil.

El ministro recuerda el programa de gobierno del presidente Horacio Cartes, que se plantea “sustituir desde Paraguay todo aquello que Brasil importa de Asia, que es 70 billones de dólares” y afirma que “tiene sentido hasta en época de crisis”.

“Lo que nosotros, como país hermano y amigo, queremos para Brasil es lo mejor”, dice, “pero en los temas políticos, Paraguay ha sido muy claro y creo que ha sido un ejemplo”, concluye.