En la noche de hoy en París, en el mítico Stade de France y ante una multitud de 80.000 espectadores, arrancó la Eurocopa con el partido inaugural entre Francia y Rumanía.


Desde Francia en la Euro 2016, Tobias Rubin

En la ceremonia de apertura hubo danzas clásicas, tocó el famoso DJ francés David Guetta y finalizó con un mosaico de los 24 países participantes y una Torre Eiffel colgante.

Comenzó el partido y nada más a los 2 minutos de juego, el visitante sorpresivamente avisó. Luego de un centro, Bogdan Stancu la empuja pero una fenomenal tapada del arquero del Tottenham, Hugo Lloris, evitó el primer gol del encuentro.

Durante toda la primera mitad el partido estuvo muy trabado en el mediocampo, dominando siempre la selección rumana, por esa razón no hubo tantas chances de gol, salvo aquellas en que cuando se estaba yendo la primera mitad casi logran adelantarse en el marcador “Les Blues” con un cabezazo de Antoine Griezzman, pero el palo lo impidió y el remate desde fuera del área que pasa rozando el palo izquierdo.

La complementaria arrancó sin ningún cambio en ambos equipos. Desde el primer minuto Francia ya fue en busca del gol que consiguió luego de varios intentos fallidos producto de la gran actuación del arquero rumano Tâtârusanu; Dimitri Payet mandó el centro desde la banda izquierda, Olivier Giroud logró adelantarse al arquero y la embocó en un ángulo, para desatar la locura en la afición y la tranquilidad para el equipo.

Luego de unos minutos Rumanía en busca del empate consigue un penal tras una falta infantil de Patrice Evra.

Bogdan Stancu fue el encargado de rematar y marcar el penal, al ángulo derecho de Lloris que se quedó en el medio. Así llegó la paridad y volvió la desesperación en el equipo francés. Deschamps, el técnico francés, luego del empate, inmediatamente llamó al delantero del Bayern, Kingsley Coman, gran promesa del fútbol galo, que ingresó por una de las figuras del equipo, Antoine Griezzman. Los minutos pasaban y Francia no podía marcar, la desesperación aumentaba, y no había señales de chances claras ni jugadas certeras, es más, empezaban a jugar a los pelotazos.

El partido concurría en la manera que lo quería Rumanía, con una Francia sin ideas. Luego el DT francés realiza su segundo cambio, saca a Paul Pogba, mediocampista de la Juventus y una de las figuras también de esta selección e introduce al campo a Anthony Martial, otra perla francesa que milita en el Manchester United. Dos cambios que la gente se cuestionaba mucho, la desesperación y la duda seguían en el equipo.

Llegaba el final del partido y continuaba la paridad en el marcador, hasta que apareció el crack Dimitri Payet.

La jugada comienza desde la banda izquierda, luego Kanté toca con Payet, que desde afuera del área la clava en un ángulo para que todo el país explotara.

Tras el golazo, Deschamps lo remplaza por Sissoko para que el estadio se caiga con los aplausos. el mediocampista no pudo contener la emoción y se retiró en lágrimas. ¿Qué más se podía esperar luego de su mágica actuación? En el partido con asistencia y golazo sobre la hora en la Eurocopa, en su país frente a toda su gente.

Mañana se completa la primera jornada de este Grupo A, entre Suiza vs Albania a las 8:55 (hora paraguaya).