La fiscalia de Colombia ocupó las propiedades de una banda que comercializaba ilegalmente el producto. Aunque aun no se se tienen pruebas que vinculen directamente al presidente con la gigantesca red de contrabando, crea sospecha que la millonaria comercialización ilegal solo involucre cigarrillos producidos por su grupo empresarial.


En un operativo conjunto la Fiscalía General y la Policía Nacional ocuparon bienes de propiedad de los miembros de una organización delictiva dedicada al contrabando de cigarrillos producidos en países del sur del continente, informó el diario El Espectador.

Según el director de Articulación de Fiscalías Nacionales Especializadas, Iván Lombana, entre los inmuebles ocupados se encuentran apartamentos, fincas, establecimientos comerciales valuados por 35 mil millones de pesos (unos 12 millones de dólares).

Los 69 bienes inmuebles, ubicados en Bogotá, Maicao (La Guajira), Aracataca (Magdalena), Villavicencio, Valledupar, Medellín, Envigado (Antioquia), Fusagasugá y Silvania (Cundinamarca) serán ocupados para “afectar los ingresos económicos irregulares de esta organización delictiva”.

El proceso de extinción de dominio se inició en mayo de 2015 tras la captura de 14 personas señaladas de pertenecer a la mencionada organización dedicada al ingreso masivo de cigarrillos y licores de contrabando a Colombia.

La ruta de los cigarrillos de HC

Los investigadores determinaron que la organización tenía en Maicao (La Guajira) su centro de operaciones.

Los cigarrillos que eran producidos en Paraguay y Uruguay, posteriormente eran trasladados a las islas de Curazao y Aruba para ingresar por Maicado.

Los contrabandistas aprovechan que hacía parte de una Zona de Régimen Aduanero Especial (ZRAE), que permite que este tipo de importaciones paguen un precio muy bajo por el tránsito en la zona con la obligación de la reexportada hacia el exterior.

La Fiscalía estableció que la organización presentaba ante la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian) documentos por una exploración que no realizaban. Con esto querían darle una apariencia de legalidad al ingreso de estos elementos de contrabando.
El operativo

En Maicao fueron ocupados 16 bienes inmuebles, en Medellín seis, dos en Envigado, 21 en Fusagasugá y Silvania, dos en Aracataca, uno en Valledupar. Además de ocho establecimientos de comercio, tres sociedades en Maicao y Fusagasugá y ocho vehículos.

Según la información de la Fiscalía, estos elementos eran ingresados a Colombia por vía Riohacha y son fabricados por empresas del Paraguay, cuyo propietario es el actual presidente Horacio Cartes.

Iván Lombana, director de Articulación de Fiscalías, sostuvo que “Las marcas de los cigarrillos son de las que aparecen como propiedad del actual presidente de Paraguay, pero una cosa es su producción y otra la comercialización, aquí lo que se está judicializando es la comercialización ilegal de este producto”.

La red distribuia los cigarrillos de las marcas Ibiza, Marine, Rumba y Te en la costa caribe colombiana y legalizaba sus millonarias ganancias comprando los inmuebles ocupados por la Fiscalía.

La venta ilegal de los cigarrillos producidos por las empresas de Cartes y su hermana Sarah, representa un perjuicio al fisco colombiano de 500 mil millones de pesos, algo así como 170 millones de dólares al año.