El Gobierno colombiano y los guerrilleros anunciaron ayer un acuerdo para el cese el fuego bilateral y definitivo y otros aspectos sobre el fin del conflicto. El contenido se dará a conocer hoy en La Habana en un acto oficial de alto nivel al que acudirá el presidente Juan Manuel Santos.


¿Qué implica el acuerdo entre Colombia y las FARC?

El acuerdo incluye otros aspectos fundamentales para el fin del conflicto en Colombia como la dejación de armas por parte de la guerrilla y las garantías de seguridad. Además de la lucha contra el paramilitarismo y sus redes de apoyo y la persecución de las conductas criminales que amenacen la implementación de los acuerdos y la construcción de la paz.

El acuerdo consiste en una “hoja de ruta” o cronograma sobre los pasos y condiciones para hacer efectivo ese cese el fuego bilateral y definitivo, cuya puesta en vigor, por tanto, no será inmediata de acuerdo con fuentes cercanas a la mesa de negociación.

Quedan por cerrar además otros aspectos relativos al punto sobre el “Fin del Conflicto” como el plan de reintegración de los guerrilleros, así como el capítulo previsto en la agenda de los diálogos sobre la implementación y refrendación de los acuerdos.

En cualquier caso, se trata de un acuerdo fundamental para despejar el camino hacia la paz en Colombia y por ello se dará a conocer hoy en La Habana, con un evento de alto perfil presidido por Juan Manuel Santos y “Timochenko”, el líder máximo de las FARC, junto al presidente de Cuba, Raúl Castro, y el canciller de Noruega, Borge Brende, los dos países garantes del proceso de paz.

También viajaron a La Habana para ese acto los presidentes de Venezuela y Chile, Nicolás Maduro y Michelle Bachelet, respectivamente, cuyos países han actuado como acompañantes de los diálogos de paz.

Como invitado especial, asistirá el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, acompañado de los presidentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y el de la Asamblea General.

El grupo de personalidades internacionales que estará presente lo completa el presidente de República Dominicana, Danilo Medina, como actual responsable pro témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac); el presidente de El Salvador, Salvador Sánchez, y los enviados especiales de Estados Unidos y la Unión Europea en el proceso de paz, Bernie Aronson y Eamon Gilmore.

Este sustancial avance en los diálogos colombianos llega tres meses después de que las partes no lograran cumplir con la fecha del 23 de marzo de 2016 para la firma de la paz, anunciada en septiembre de 2015 en La Habana por Santos y “Timochenko”, cuando se logró cerrar el acuerdo sobre la justicia transicional para los responsables del conflicto.

El acuerdo en torno al cese el fuego bilateral y definitivo despeja ahora el camino para la posterior firma de un acuerdo definitivo de paz.

Hace unos días, el presidente de Colombia estimó que las negociaciones con la guerrilla podrán concluir el próximo 20 julio, una significativa fecha al ser el día en que se conmemora la independencia del país suramericano.

Desde que en noviembre de 2012 comenzaron las conversaciones de paz entre el Gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC -que tienen su sede permanente en La Habana- las partes llegaron a acuerdos parciales sobre la cuestión de la tierra, participación política y erradicación de cultivos ilícitos.

También sobre el reconocimiento y reparación de las casi ocho millones de víctimas que dejaron el conflicto en su más de medio siglo de historia. EFE