Continúan los alegatos finales de los abogados defensores de los campesinos acusados por la matanza ocurrida el 15 de junio de 2012 en Marina Cué. La Fiscalía solicitó 30 años de cárcel y 10 años de medidas de seguridad para Rubén Villalba y requirió penas de entre 25 y 5 años para los demás procesados.