La falta de agua provocó la muerte de varias especies animales de la zona que habitan en las aguas del Pilcomayo, como carpinchos, yacarés o peces, algunas de ellas protegidas. La Cámara Alta ya aprobó la declaración de emergencia ambiental en dicha cuenca.


La peor sequía del río Pilcomayo en 19 años.

La sequía que afecta actualmente a toda la cuenca del río Pilcomayo es similar a la registrada entre los años 1996 y 1997 y se trata de la segunda mayor de los últimos 30 años, según los registros oficiales.

La situación motivó la reunión de la Comisión Trinacional que gestiona esta cuenca hídrica, con representación de Argentina, Bolivia y Paraguay, que encargó la realización de análisis sobre el estado de los sedimentos y caudales de agua del río.

El ministro de Obras Públicas y Comunicaciones, Ramón Jiménez Gaona, explicó que la falta de agua en la cuenca paraguaya del Pilcomayo se debe a dos factores: la ausencia de lluvias en la zona boliviana del río, y las irregularidades detectadas en la comisión paraguaya encargada de la gestión de estas aguas.

El caudal de las aguas que descienden de la cordillera de los Andes, en Bolivia, se redujo durante los meses de noviembre y diciembre, por lo que el ingreso habitual de agua en el lado paraguayo mermó, según el ministro.

Además, el Ministerio detectó un “trabajo deficiente” en el mantenimiento de los canales del río, por lo que decidió destituir al titular de la Comisión Nacional del Pilcomayo, Daniel Garay, que fue denunciado penalmente ante la Fiscalía por presuntas irregularidades.

Garay fue sustituido por el ingeniero Óscar Salazar, que dirigirá las obras encaminadas a conseguir, para finales de este año, un mejor aprovechamiento de la próxima crecida en el curso fluvial.

Jiménez Gaona admitió que la pronunciada sequía ya escapa al control de su institución, y declaró que técnicos del Ministerio y de la Secretaría del Ambiente (Seam) trabajan con autoridades locales, pobladores, pueblos originarios y productores de la zona para paliar las secuelas sociales, económicas y ambientales de la sequía.

Durante la sesión del Senado de este jueves, la Cámara Alta aprobó la declaración de emergencia ambiental en la cuenca paraguaya del Pilcomayo, y el titular de la institución, el senador Mario Abdo Benítez, calificó a la sequía y a la alta mortandad de animales en la zona como “tragedia ecológica”.

Por su parte, el pasado miércoles, el Fiscal General del Estado de Paraguay, Javier Díaz Verón, abrió una investigación de oficio por un presunto delito ecológico en la Laguna Escalante, en el Chaco paraguayo y próxima al río Pilcomayo, después de que a través de un video se detectara en ese lugar la presencia de carpinchos, yacarés y peces muertos, presuntamente a causa de la falta de agua.

Díaz Verón pidió a la Seam datos sobre la licencia ambiental otorgada a la empresa encargada del dragado de la Laguna Escalante, y pidió informes sobre el cumplimiento de las medidas de mitigación de daño ambiental por parte de la compañía.

El pasado mes de octubre, Bolivia, Argentina y Paraguay habían acordado un plan conjunto de intervención en el curso del Pilcomayo para prevenir inundaciones y provocar la migración de peces en beneficio de las comunidades indígenas de ambas riberas. EFE