El abogado de los acusados por la masacre de Curuguaty sostuvo en sus alegatos de este martes que las pericias demuestran que los cuerpos fueron movidos y que se les implantó armas para presentarlos como combatientes.


“La posición de los cuerpos de los campesinos fue manipulada deliberadamente, y colocados en semicírculo alrededor del ‘punto cero’ para montar la famosa ‘U’ o el ‘embudo de la muerte’ que dice la fiscalía armaron a los campesinos para emboscar a los policías. La famosa ‘U’ es un invento más de la Fiscalía, las pericias demuestran que los cuerpos fueron movidos y se les implantó armas para presentarlos como combatientes, pero lo que no se dieron cuenta es que las armas que les pusieron sobre los cuerpos no fueron disparadas o estaban inutilizadas. No existió emboscada, de parte de los campesinos al menos”

Previamente, el abogado Dario Aguayo atacó la defensa que el Ministerio Público hizo del derecho de la empresa Campos Morombí a reclamar como propia esas tierras.

“El dueño de esa tierra, el Estado paraguayo, por decreto de 2004 de Nicanor Duarte Frutos y por resolución del Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (INDERT) autorizó a la Comisión Vecinal de Sintierras “Naranjaty” a reivindicar esas tierras. Nunca se desdijo de esta autorización. Esto lo sabían los campesinos por eso dijeron en numerosas ocasiones a los fiscales que si traían el título que demostrara que Marina Kue era de los Riquelme, saldrían”:

“Por esto decimos que no hay invasión, porque según el Código Penal para que haya invasión el propietario tiene demostrar que es el propietario y oponerse al ingreso de personas extrañas, en este caso el propietario, el Estado no sólo no se opuso al ingreso sino además lo autorizó y legalizó”.