En la era stronista, habían algunos ministros y presidentes de entes que no dejaban que se robe un lápiz. Eso les daba fama de honestos y, así, se dedicaban al mega robo que perpetró la dictadura, desde la construcción de Itaipú hasta el contrabando y el narcotráfico.


Cigarrillos producidos por Tabesa SA e incautados en la Argentina.

Por Ricardo Canese

 

 

Horacio Cartes, con el apoyo de cierta prensa amiga –no toda– quiere fungir de honesto, buscando que nadie se acuerde de la monumental evasión de divisas en la que estuvo involucrado (robándole millones de dólares al Estado) y el contrabando de cigarrillos actual, en lo que él, supuestamente, “no mueve un dedo”, o “no sabe nada”, como decía Alfredo Stroessner cuando alguien le cuestionaba su interminable y cruel dictadura, y que él apenas estaba porque el pueblo –¡vaya caradura!– le pedía. Mucha similitud, ¿no?

 

A más de dar protección al contrabando de cigarrillos de su fábrica –TABESA– desde la Presidencia de la República, Cartes ha pasado a concretar algunos otros mega negociados, al mismo tiempo que persigue implacablemente a quien quiera robar un lápiz en la función pública. ¡El ladrón de gallinas va a Tacumbú y el ladrón de millones de dólares es Presidente de la República! Esa es la ley verdaderamente vigente, que nuestro desprestigiado Poder Judicial hace cumplir.

 

El protegido por Cartes y Ministro de Obras Públicas, Ramón Jiménez Gaona, no sólo le recomendó a Cartes promulgar la totalmente ilegal renovación de la concesión de la ruta 7 a la empresa de su papá, Tapé Porä, un negocio de 900 millones US$ (30 años, con una facturación estimada de 30 millones US$/año), sino que ahora se apresta a entregar la reconstrucción de la ruta Transchaco a la empresa portuguesa Mota-Engil, por 596 millones de dólares. Según el propio MOPC, el costo referencial era de tan sólo 434 millones US$. La empresa portuguesa –curiosamente la única oferente– pidió 493 millones US$ (casi 60 millones US$ más) por la reconstrucción de tal ruta y le agregó, además, 103 millones US$ de obras adicionales (no proyectadas ni presupuestadas). Generalmente cuando los adicionales son superiores a un 20%, como es este caso, la licitación debe quedar desierta. A todo eso hay que sumar el notorio sobrecosto (de 14% más, sin los adicionales) y que exista un único oferente[1].

 

La extranjerización y privatización van de la mano de las mega estafas que está concretando la administración Cartes. Pretende privatizar el aeropuerto a una empresa argentina por una inversión de supuestamente 130 millones US$ durante 30 años. Esta empresa en verdad no pondrá un peso y apenas hipotecará el flujo de caja, lo que podría hacer también el Estado con empresas constructoras nacionales. Estudios técnicos demuestran que se producirá una fuga de centenares de millones de dólares durante la concesión en marcha, presumiblemente a favor de la empresa argentina. La entrega del aeropuerto y la Transchaco no son hechos aislados. Cartes también ha entregado la pavimentación de la ruta 8 a una empresa coreana, con pésimo desempeño hasta ahora.

 

Se trata de mega negociados. Él dirá que no sabe nada, que es su ministro de Obras Públicas el que hace los tejes y manejes, exactamente lo mismo que dice –que no sabe nada– del contrabando de cigarrillos, denunciado hasta por el servicio de inteligencia holandés –tal como fue publicado por el diario “El Tiempo”, de Bogotá, propiedad de empresarios de derecha colombianos[2]— y este año por industriales brasileños del tabaco, también de derecha. Las críticas a la corrupción de Cartes –el contrabando de sus cigarrillos– son realizadas por la derecha internacional y no sólo por la izquierda. No es un tema ideológico, sino de ética. ¿Realmente Cartes no sabe nada y es una santa palomita? Si no sabe nada, ¿qué hace en el sillón de los López? ¿O es que el Presidente de la República no sabe nada del gigantesco contrabando de cigarrillos alimentado por TABESA, ni de la ilegal concesión de la ruta 7 a Tapé Porä, ni del precio inflado de la empresa portuguesa en relación a la Transchaco? Mientras tanto, los mega negociados siguen gozando de buena salud.

[1]     Última Hora, Asunción, 16 de julio del 2016.

[2]     El Tiempo, Bogotá, 14 de abril del 2014. Artículo “Bolivar lidera demanda contra tabacalera del presidente del Paraguay”, que señala que “parte de esa producción está ingresando ilegal y masivamente a Colombia… ya se apoderaron del 46 por ciento del mercado de su departamento (Bolivar). Por eso, decidió liderar una demanda contra Tabesa… se calcula que por cuenta del contrabando dejan de recibir 200.000 millones de pesos (70 millones US$) al año. La mercancía llega a través de Aruba y de Curazao a la zona especial de La Guajira. Agentes holandeses de la RST –Special Policial Taskforce– ya están intercambiando información y evidencia con autoridades colombianas sobre el contrabando y el lavado usando las cajetillas de Tabesa”.