Antonio Rivas Palacios calificó de "peligrosas" a las organizaciones españolas que exigen el esclarecimiento de los hechos en el Caso Curuguaty. La cónsul en Barcelona, Maria Inés Friedmann había "echado" de la sede diplomática a un grupo de activistas que se acercó para entregar una nota de repudio a la sentencia. Los acusaron de ser "terroristas disfrazados de manifestates".


Nota aclaratoria enviada por el colectivo Paraguay Resiste a Nanduti Digital:

 

En fecha 22 de julio se presentó una nota de aclaración -la cual se adjunta- en la Embajada de la República del Paraguay ante el Reino de España, acerca de los hechos acontecidos en el Consulado General de Paraguay en Barcelona del día 14 de julio de 2016.

Si bien dicha nota fue entregada al propio Embajador, Antonio Rivas Palacios, éste alegó que la misma debería ser presentada en la sede consular de Barcelona, haciendo la siguiente observación por escrito (con su peño y letra): “ESTE DOCUMENTO DEBE SER PRESENTADO EN EL CONSULADO EN BARCELONA. SE RECIBE SIN CONSIDERAR LA VALIDEZ DEL CONTENIDO DEL ESCRITO”.

Al respecto, nos parece paradójico que se nos indique, por no decir obligue, a acudir al Consulado en Barcelona, cuando es de público conocimiento que representantes de nuestras organizaciones fueron maltratados verbalmente y expulsados de dicha sede por la Cónsul María Inés Friedmann. Por esta razón, habíamos decidido presentar una nota aclaratoria en la Embajada de Paraguay, cuya sede se encuentra en la ciudad de Madrid.

No está demás enfatizar por nuestra parte, tal como se explica detalladamente en la nota adjunta, que la concentración en Barcelona fue pacífica en todo momento. No hubo ninguna agresión por parte de los manifestantes como se ha difundido en ÚLTIMA HORA DIGITAL y las redes sociales, de manera injuriosa e incluso calumniosa. Si es necesario, estamos dispuestos a llegar a instancias judiciales para salvaguardar nuestra reputación.

captura de pantalla_Friedmann

Según expresiones del Señor Embajador, compartidas a nuestro compañero que acudió esta mañana a la sede diplomática para hacer entrega de la nota, las organizaciones españolas que apoyan la causa de Curuguaty, son “peligrosas”. Nos gustaría saber en base a qué criterios el Embajador considera peligrosas a las organizaciones que nos acompañaron el día de la concentración y que firman la nota aclaratoria.

Creemos que esta no es la forma correcta de actuar de un funcionario público que ostenta la más alta representación de nuestro país en el extranjero.

Joel Troll

Como migrantes, y por tanto ciudadanos paraguayos en el exterior, tenemos el legítimo derecho de dirigirnos y peticionar ante las autoridades de nuestro país, según consagra la Constitución Nacional. Así también, el derecho de contar con funcionarios idóneos en sus cargos que protejan nuestros derechos e intereses, tal como establece el Protocolo de la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares y la Ley 1335/99 del Servicio Diplomático y Consular de la República del Paraguay.