Justo Cárdenas, presidente del Instituto de Desarrollo Rural y de la Tierra respondió mediante un comunicado oficial al expresidente Nicanor Duarte Frutos, ante las críticas vertidas por éste a su gestión al frente del ente agrario.


A continuación el comunicado del Indert:

 

Muy extrañado me ha tocado escuchar de parte suya discursos irracionales vacíos de contenido, con una gran cuota de populismo y alejados de la verdad, denostando contra la actual administración del INDERT. Y menciono la extrañeza por varios motivos que paso a describirlos.

Parecería que usted ha vivido un lapsus mental los primeros dos años de este gobierno, (del cual usted fue representante con plenos poderes, pero sin mayores resultados, ante el gobierno argentino). Es muy probable que durante ese tiempo, existieran 15.000 motivo$ que le hacían tener una perspectiva diferente a la actual.

No obstante a ello, deseo mencionarle algunos hechos puntuales.

Usted habla de la “estafa en los pozos multimillonarios del INDERT” (sic). Le recuerdo que su gobierno llegó a pagar en el año 2005 por un sistema de agua la suma de 700 millones de guaraníes, en la localidad de Olla Ruguá, distrito de San Joaquín, departamento de Caaguazú. Once años después, este Gobierno paga un promedio ponderado de 500 millones por sistema. Dónde está la corrupción?.

Habla usted del “modelo de la inoperancia de la gestión pública”. Sabe cuántos sistemas de agua hizo su gobierno en el periodo 2.003-2.008?. En cinco años, apenas 23 sistemas, que en promedio hacen menos de 5 unidades por año. La demanda social en aquella época era mayor a 500 unidades de abastecimiento de agua potable. Este Gobierno, en 30 meses construyó más de 250 sistemas. Su enfoque de la inoperancia en la gestión pública, por decir lo menos, es un absurdo.

Usted siempre se ufana de haber adquirido doscientas mil hectáreas de tierras a los efectos de la reforma. Hoy, con estadísticas claras, se demuestra que más del 40 % de las tierras adquiridas en tal sentido se encuentran ocupadas por personas que no califican como sujetos de la reforma. Las tierras adquiridas por su gobierno, fueron a parar en manos de los grandes terratenientes y productores ilegales que usurpan el bien público en detrimento a los sectores más vulnerables del país.

Este Gobierno entiende la reforma agraria como una cuestión integral y patriótica, y no como un tema aislado y mezquino. No se trata simplemente de comprar tierras, enviar allí a los necesitados y abandonarlos a su suerte, sin acceder a los servicios básicos. Para nosotros, muy por el contrario de lo que hacía usted en su gobierno, dar tierras a los compatriotas agricultores es apenas el principio del abordaje integral de la problemática campesina.

Paradójicamente, sin embargo, usted también menciona la usurpación de tierras públicas, (!?). Sin embargo, su gobierno no ha tenido la voluntad ni el coraje de recuperar “una cuarta” de tierras del Estado. Por el contrario, usted FORMALIZABA la ilegalidad otorgando títulos a Sociedades Anónimas extranjeras. Como ejemplo citamos los dos títulos entregados a la empresa Pavenza S.A. propiedad de un ciudadano español, por 8.000 y 4.000 has, en el año 2.005 y 2.006 respectivamente, contraviniendo el Estatuto Agrario, enterrando así la esperanza de que compatriotas honestos accedan a esas tierras de acuerdo a lo establecido por Ley.

Desde el INDERT, en el año 2014, hemos reducido la deuda en un 75 %, formalizando la situación jurídica y administrativa de miles de familias, en una acción gubernamental postergada por lo menos durante los últimos 30 años.

Además, es oportuno mencionar el abordaje de la problemática social de Ñacunday; la histórica entrega de los títulos de propiedad a los compatriotas de las Ligas Agrarias del Jejuí, San Pedro, perseguidas tenazmente décadas atrás; la solución al drama de décadas de Laterza Cué, hoy colonia María Nidia; y la regularización y adjudicación de lotes en Chino Cué a las familias que esperaron 17 años para recibir sus documentos dominiales. Solo por citar los casos más representativos.

Además, interpretando la sentida necesidad de miles de familias sin tierras, por primera vez en toda la historia nacional, este Gobierno recuperó hasta la fecha más de 70.000 hectáreas que estaban en manos de no sujetos de la Ley.

Hemos recuperado 51.383 hectáreas en el Chaco Paraguayo. Ese trámite fue posible mediante órdenes judiciales que nos han permitido reintegrar al patrimonio del Instituto las tierras ubicadas en las colonias Soldado Guaraní y Ñane Retä, en el Departamento de Boquerón.

Esta recuperación de miles de hectáreas de tierras es una clara muestra de la vocación agrarista y popular del Partido Colorado en función de Gobierno. Es la prueba palpable de que el Señor Presidente de la República, Horacio Cartes, interpreta cabalmente la doctrina partidaria de servicio a los sectores menos favorecidos de nuestra sociedad. Esa es la virtud de nuestra Asociación política: contar con hombres capaces que encarnen las justas aspiraciones de progreso de nuestros compatriotas.

Lo más socialista Nicanor, que usted hizo durante su gobierno fue ponerse una boina chavista en una pésima demostración de actitud genuflexa ante el gobierno de Hugo Chávez. El Presidente Horacio Cartes no necesita de fetichismo ni simbologías extrañas a esta República. Su compromiso no está con el presidente de Venezuela, ni con el anterior ni con el actual. Por el contrario, con actitud firme y decidida marca postura con respecto a la falta de libertades públicas en aquel hermano país.

Le recuerdo, Nicanor, que hoy el escenario es muy diferente al que se tenía durante su gobierno, saturado por marchas, cierre de rutas, tractorazos y protestas del sector rural. Usted nunca se constituyó en un verdadero interlocutor con las organizaciones campesinas, cuyos líderes acuñaron la famosa frase ¡Nicanor ijapu!, debido a su arrogancia y los maltratos constantes a los que usted los tenía acostumbrados.

Más allá de los meros discursos oportunistas, existen acciones específicas tomadas por el Gobierno de Horacio Cartes, en favor del desarrollo rural sostenible. Solo como ejemplo citamos:

– La recuperación de tierras públicas en manos de no sujetos de la Reforma, para destinarlas a los compatriotas que se encuentran imposibilitados al acceso de la tierra propia.

– La aprobación de Expedientes para la Construcción de 9.000 viviendas de carácter social por la SENAVITAT en colonias del INDERT, una cantidad sin precedentes, considerando estadísticas de anteriores Gobiernos, incluso aquellos denominados “sensibles” a los sectores populares.

– El inicio de la digitalización de los procesos administrativos que dinamizará los trámites y reducirá sustancialmente la corrupción, evitando en gran medida el contacto entre beneficiarios y funcionariado. Hoy todos los títulos patrimoniales se encuentran informatizados y pronto serán de libre acceso a la ciudadanía.

– El relevamiento completo de las colonias del Estado, mediante el Sistema de Información de los Recursos de la Tierra (SIRT), que constituye el trabajo técnico especializado más ambicioso y confiable en la historia de la Reforma Agraria en el Paraguay.

– La mayor cantidad de denuncias ante el Ministerio Publico realizada por el INDERT en los últimos 20 años.

– La calidad del gasto público. El año pasado hemos aplicado el 86% de nuestro presupuesto a inversiones sociales, priorizando los objetivos misionales del Instituto, beneficiando principalmente a los sectores campesinos más vulnerables.

– Mayor ejecución Presupuestaria de los últimos 10 años.

– Mayor Recaudación histórica por dos periodos consecutivos, años 2014 y 2015, respectivamente.

– Mayor inversión en el capital humano, en capacitación con cursos de post grado, universitarios y especializados.

Las estadísticas favorables del INDERT de hoy, y del Gobierno Nacional del presidente Horacio Cartes, son irrefutables.

Puede usted decir lo mismo de su gestión?