Agentes fiscales y efectivos de la policía inspeccionaron el penal en búsqueda de dinamita.


Un total de 308 dosis de cocaína; alrededor de 500 gramos de crack; 87 estoques, entre cuchillos de fabricación manual y puñales; 15 teléfonos celulares; cargadores; chips de números telefónicos móviles; balanza de precisión; y rollos de cables, conforman todos los elementos que pudieron ser requisados en un cateo realizado este martes, en la cárcel de Tacumbú.

El fiscal Joel Cazal, de la Unidad de Hechos Punibles contra la Libertad de las Personas, Antisecuestro y Antiterrorismo, encabezó la inspección en el penal, en donde se produjo el hallazgo de dinamita en gel, colocada contra uno de sus muros y en proceso de detonación en procura de una fuga masiva en la tarde del lunes.

El operativo se hizo para descartar la existencia de más artefactos explosivos desde las 06:30 y ocupó también a una comitiva integrada por representantes de la Dirección de Derechos Humanos de la Fiscalía; agentes especiales de la FOPE y de los departamentos de Criminalística, Antisecuestro, y Explosivos de la Policía Nacional.

Los teléfonos celulares y los chips de números de telefonía móvil se remitieron a la Unidad de Antisecuestro de la Fiscalía para su peritaje; mientras que las sustancias prohibidas fueron enviadas a la Unidad de Antinarcóticos del Ministerio Público.

La autoridad penitenciaria, igualmente, trasladó a seis reclusos a la Agrupación Especializada, como medida de seguridad, y dispuso la instrucción de un sumario administrativo. Como la Fiscalía también quiere establecer quiénes, cómo y cuándo ingresaron los explosivos y sus artificios de detonació