“El fútbol siempre te da revanchas” es la mejor frase para graficar esta situación.


Francisco ‘Chiqui’ Arce dirigirá nuevamente a la selección paraguaya tras un primer periodo sin mucho éxito. Hoy agarra “el hierro caliente” y veremos cómo lo lleva adelante.

Tras la salida de Ramón Díaz a raíz del fracaso en la Copa América Centenario, la comisión directiva se puso en busca del nuevo DT para la Albirroja. Se barajaron varios nombres, algunos inalcanzables como Marcelo Bielsa y Diego Simeone y otros más “terrenales” como Reinaldo Rueda, Matías Almeyda y José Cardozo, entre otros.

Pero el que tuvo mayor fuerza desde el primer momento fue el de Reinaldo Rueda. Sin embargo, el vínculo con el entrenador no se podía dar hasta que esté culminará su participación con el Atlético Nacional en la Copa Libertadores.

En todo ese lapso la pregunta que todos nos hicimos fue ¿Aceptará el desafío Rueda? ¿Sí no lo acepta, hay un plan B? Sin embargo, desde la APF existía mucha confianza en que el entrenador colombiano acordaría con la Albirroja luego de su compromiso con el citado club.

Finalmente el Atlético Nacional se coronó campeón de la Copa Libertadores. A partir de ahí, se esperaba la oficialización de Rueda como nuevo entrenador de la Albirroja.

Pero el viernes pasado el colombiano llamó a rueda de prensa y dio la noticia que los directivos de la APF no esperaban; se quedaría en el Atlético Nacional para disputar la Copa Sudamericana y el Mundial de Clubes.

Desde mi punto una razonable decisión ya que tiene a mano un equipo formado y con mucho por ganar aún en lo que queda del año. Agradeció de igual manera el interés de Paraguay en contar con su servicio.

Y ahora viene la pregunta que nos hacíamos más arriba. ¿Se previó una alternativa ante la negativa de Rueda? Inmediatamente saltaron dos nombres; el del ‘Pepe’ Cardozo y el del ‘Chiqui’ Arce.

Robert Harrison optó por este último. Sí, el mismo que en el 2011 agarró la selección paraguaya y dirigió cinco encuentros de las Eliminatorias (una victoria, un empate y tres derrotas). Cuestionado por ciertos nombres a la hora de hacer la lista de convocados y la “famosa aclimatación” en Bolivia.

Afuera de la selección, el ‘Chiqui’ volvió a Rubio Ñu, dirigió a Cerro Porteño consagrándose campeón invicto en 2013 y en el 2015 tomó la decisión que sorprendió a todos: se convirtió en el nuevo DT de Olimpia.

No le fue nada mal en “el rey de copas” Olimpia con el que ganó el Torneo Clausura 2015 logrando ser campeón con los dos grandes del fútbol paraguayo.

Posterior a su salida del franjeado, tomó el timón de Guaraní, cargo que dejó este viernes.

Arce tendrá su revancha ahora con mucha más experiencia y madurez que en aquel primer periodo. Pero enfrente tiene un desafío grande: clasificar a la Albirroja al Mundial de Rusia 2018.

La primera prueba de fuego que tendrá será de acá a un mes ante el último campeón de América, Chile. Luego, para culminar el combo, se medirá con Uruguay, es decir dos rivales directos por la clasificación.

Este segundo periodo del ‘Chiqui’ representa toda una incógnita. Fue elegido casi por “descarte”, pero fue el único que se animó a agarrar este complicado desafío. A su favor tiene la proximidad con los jugadores nacionales y el hecho de haber aprendido de los errores del pasado.