José Amarilla (exdirector de Inteligencia) sostiene que la muerte de Cecilia Cubas representa un punto de inflexión en la historia del grupo armado y explicó que la falta de oportunidades para los jóvenes de la zona en que opera es un factor que juega a su favor a la hora de captar nuevos miembros.