La Cámara de Diputados aprobó el proyecto de ley de protección integral de la mujer contra toda forma de violencia. Entre otras medidas introduce el tipo penal del feminicidio, definido como el asesinato a una mujer por el hecho de serlo.


Aprueban el proyecto de ley que tipifica el feminicidio en Paraguay.

El proyecto se aprobó por mayoría y ahora debe pasar al Senado para su ratificación, informó la Cámara de Diputados.

La iniciativa legislativa propone crear una red que dé atención, contención y apoyo a las mujeres víctimas de violencia, así como usar elementos tecnológicos, como las pulseras electrónicas, para controlar a los agresores y evitar que sigan poniendo en riesgo a las mujeres.

El proyecto de ley de protección integral a las mujeres sustituye y amplía a la ley 1.600 sobre violencia doméstica, e introduce el concepto de violencia basada en género, que afecta a las mujeres en ámbitos como el laboral, el institucional, los centros de salud, o los mensajes de los medios de comunicación, entre otros.

La diputada Rocío Casco, una de las principales impulsoras del proyecto de ley, indicó tras la aprobación que “casi 4.000 mujeres participaron del proceso de discusión, socialización y elaboración”, según un comunicado de la Cámara Baja.

“Los derechos que hemos conseguido no son derechos regalados por nadie; somos mujeres que luchamos todos los días por la vida, por la salud y la educación de nuestros hijos; mujeres que luchamos todos los días para que esta patria no nos excluya”, dijo la diputada.

Durante la discusión del proyecto en la Cámara Baja, decenas de activistas de organizaciones como Amnistía Internacional o la articulación Por ellas, que busca la erradicación de todo tipo de violencia en el país, se concentraron frente al Congreso para expresar su apoyo a la medida.

En el caso de que se apruebe el proyecto definitivamente, Paraguay pasará a integrar el listado de países latinoamericanos que incluyen en sus códigos la tipificación del feminicidio, junto a Costa Rica, Chile, Guatemala, Nicaragua, Honduras, Panamá, El Salvador, Perú, México, Bolivia y Brasil.

El proyecto cuenta con el apoyo de ONU Mujeres, el Ministerio de la Mujer de Paraguay, la Corte Suprema de Justicia y organizaciones de la sociedad civil, pese a que sectores conservadores se oponen a su aprobación ante la posibilidad de que sea una puerta a la despenalización del aborto, ilegal enParaguay. EFE