José Amarilla dijo que al no existir un plan de inversiones tomaría "con pinzas" cualquier pedido de dinero que tuviera como objetivo mejorar la seguridad.