WhatsApp Image 2016-08-10 at 12.56.33
Descargar el Audio

El militar evaluó su trabajo como comandante de la fuerza y analizó la situación de la fuerza, sus aciertos y sus errores.


Benítez dijo que el EPP nació como un partido político y que sus primeros miembros pudieron ser capturados, llevados a juicio y condenado porque actuaban como delincuentes comunes en las periferias urbanas.

“Después de las detenciones pasaron a formar el brazo armado que hoy opera en San Pedro y Concepción” explicó el militar que estuvo al frente de las FTC desde julio del 2014 y hasta abril de 2015.

 
El excomandante defendió su gestión atribuyéndose las bajas de Coco Bernal maíz y Claudelino Silva y los hermanos Hermenegildo y Marcos Ovelar, este último muy cuestionado por algunos organismos de Derechos Humanos que aseguran que el Ministerio Público no pudo probar el vínculo con el grupo armado que justificó la operación.

“No tenían orden de captura de día, pero de noche eran ‘logísticos’ del EPP” argumentó Benítez.

Pago por información

Los datos que condujeron a las FTC hasta el lugar donde fueron muertos los hermanos Ovelar fueron proporcionados por un informante. Benítez explicó cómo se logra captar a estos “colaboradores”.

Dijo que los informantes debían ser “incentivados” y que la mejor forma de hacerlo es pagándoles.

Reveló que solo el 10% de los datos eran ciertos y que la información debía ser verificada “para evitar oportunistas”.
Agregó que el monto ofrecido dependía “de la calidad” de la información y que aquellos que se equivocaban eran puestos “en el freezer”.

Una vez recibidos los datos se desplegaba el Google Earth y se planificaba la operación.

 
Benítez indicó que en un principio el presupuesto para inteligencia no superaba los 20 millones de guaraníes pero que el monto se incrementó cuando en noviembre de 2014 fueron abatidos Hugo Daniel Martínez Lugo, Eduardo Florenciano Vega, Andrés Fernández López (menor de edad) y “Marquitos” Ojeda, todo miembros de la ACA.

Dijo que este hecho generó optimismo y mayor confianza en el trabajo de inteligencia.

 

El ‘ejército paralelo’
El general Benítez dejó de ser el comandante de las FTC en abril de 2015. En una entrevista radial dijo que su salida se debió a una “interna militar” y reveló que un ‘ejército paralelo’ que respondía directamente al jefe de Estado Mayor (Pastor Ferreira) operaba en el norte desde la estancia San Giovanni (propiedad de Andrés Aníbal Canillas Rodríguez, nieto del expresidente).

 
“A pesar de los resultados éramos acosados por Gonzaga Garcete . El quería cambiar mi Estado Mayor y yo no lo podía cambiar con los resultados que estaba teniendo…por ahí vino la inestabilidad”.

 
Benítez explicó en Ñanduti como fueron evolucionando las cosas hasta llegar a esta situación.

 
Dijo que desde Asunción plantearon una especie de de “apoyo” a las FTC tras la muerte de Robert y Erika Natto.

“Un ganadero pidió que los militares estuvieran en su estancia y las autoridades accedieron”

La decisión se tomó sin consultarlo.

Entre el 17 y el 20 de febrero de 2015 comienza a operar el grupo de apoyo a las FTC al mando del coronel Erit Salinas y con ordenes precisas del jefe de Estado Mayor, Pastor Ferreira.

 
Si bien el grupo le informaba sus actividades, no le respondía.

“Mi función estaba sentenciada” admitió Benítez que en abril es reemplazado precisamente por Salinas.

 

El crimen del capitán Piñanez

Benítez manifestó que las circunstancias en que fuera asesinado el explosivista “se tergiversaron”.

“El capitán era mi amigo, jamás iba a atentar contra su vida”

Dijo que según consta en el diario de guerra del miembro de la ACA, Rudy Ruiz, fue este grupo el que atentó contra Piñánez.
El EPP hoy

 

 

El excomandante cree poco probable que Alejandro Ramos haya abandonado el grupo.

“La gente dice que Alejandro Ramos salió pero hay que preguntarle de donde saca esa teoría. Es un hombre muy importante”.
Consideró que en la actualidad el EPP cuenta con alrededor de 20 miembros operativos.

Por último dijo que si como dice el analista Euclides Acevedo “el ejercito esta preparado para matar y no para capturar” el trabajo conjunto es la mejor opción.

“El guerrillero no se va a entregar y de eso tenemos testimonio” indicó Benítez quien recordó que el extinto líder de la ACA, Albino Jara Larrea, se comunicó con él para decirle que no se iba a entregar.