Berlín recordó hoy, con un pequeño acto conmemorativo, el 55º aniversario del inicio de la construcción del muro que partió en dos la ciudad alemana entre 1961 y 1989 y donde murieron al intentar cruzar hacia el oeste al menos 138 personas.


Conmemoran el 55º aniversario del inicio de la construcción del Muro de Berlín.

El alcalde de Berlín, el socialdemócrata Michael Müller, encabezó el grupo de representantes de la ciudad-estado que participaron en un acto conmemorativo en la llamada Capilla de la Reconciliación, un templo levantado en lo que fue la franja de la muerte.

A continuación, Müller depositó una corona de flores en el adyacente centro sobre el muro de Berlín de la Bernauer Strasse en recuerdo a los asesinados por el régimen oriental en la frontera interalemana.

El 13 de agosto de 1961 comenzaron, por orden del entonces presidente de la República Democrática Alemana (RDA), Walter Ulbricht, las obras del bautizado como “Muro de Protección Antifascista”, que separaría el Berlín comunista de las zonas controladas por la República Federal de Alemania (RFA), aliada de las potencias occidentales.

“Nadie tiene la intención de levantar un muro”, había afirmado el jefe de Estado en junio de ese año, apenas unas semanas antes de que los trabajadores comenzaran a colocar las primeras alambradas y cavar zanjas bajo la atenta mirada de los soldados del país comunista.

Durante las casi tres décadas de su existencia, el muro, con 43 kilómetros a través de la ciudad y casi 166 kilómetros en total, se cobró la vida de al menos 138 personas que trataron de cruzarlo para escapar hacia la zona occidental y fueron abatidos por soldados del ejército de su país.

La primera víctima fue Ida Siekmann, fallecida el 22 de agosto de 1961 al tratar de cruzar saltando desde un tercer piso; y el último fue el camarero de 20 años Chris Gueffroy, que murió el 6 de febrero de 1989, cuando intentaba huir de la RDA pero fue interceptado y fusilado.

El 9 de noviembre de ese mismo año, Günter Schabowski, miembro del Politbüro de la RDA anunció por sorpresa la apertura de las fronteras del país comunista, provocando que miles de germano-orientales cruzasen de inmediato el muro y acelerando el derrumbe del bloque comunista. EFE