“De ninguna manera se debe duplicar las porciones de comida por llevar un niño dentro, por el contrario, se debe de comer lo más saludable posible y cuidarse en la alimentación”, asevera la Lic. Catherine Turnes, de la Unidad de Prevención de la Obesidad, del Ministerio de Salud Pública.


“Estoy embarazada, tengo que comer por dos”; el mito que induce al sobrepeso.

El sobrepreso y la obesidad durante el periodo de gestación pueden ocasionar serios problemas a la salud de la madre y del bebé, entre los que menciona, enfermedad hipertensiva asociada al embarazo denominada preeclampsia. Puede predisponer igualmente a una diabetes gestacional y generar un post operatorio más difícil (en el caso de las cesáreas), factores que pueden poner en riesgo la salud fetal y de la embarazada.

Para prevenir estas situaciones, la nutricionista refiere que, alimentarse de manera saludable durante el embarazo es clave.

Sugiere consumir todos los grupos de alimentos de manera equilibrada, cuidando las porciones. Recomienda incrementar el consumo de frutas y verduras, acompañar con carnes magras como el pescado y el pollo, restringir la ingesta de alimentos procesados y envasados por su alto contenido de azúcar, grasa y sal, limitar el consumo de azúcares simples que se encuentran en las tortas, masas, productos de confitería, helados y gaseosas, de manera a impedir el desarrollo de diabetes gestacional, patología prevalente en el embarazo y asociada al exceso de peso.

De acuerdo a estadísticas oficiales, a nivel país, el 45% de las embarazadas presentan sobrepeso y obesidad, cifra que puede reducirse con un estilo de vida saludable.

¿Hasta cuántos kilos se debe subir durante el embarazo?

Turner señala que el incremento de peso ideal durante la etapa de gestación es de un kilo por mes. Explica que esta suba debe ser de entre 9 a 12 kilos, no más, de manera a evitar el desarrollo de presión arterial alta que puede generar preeclampia o eclampia y hasta diabetes gestacional.

Menciona que, si la mujer inicia su embarazo con obesidad, solo debe subir hasta 7 kilos, de manera a evitar complicaciones.

No dietarse

La nutricionista refiere que, si una presenta sobrepeso u obesidad durante el embarazo no es aconsejable que realice una dieta, puesto que podría ser perjudicial. Indica que el consumo de calorías diarias no debe ser menor a 1.800 en esta etapa.

En caso de estar excedida de peso indica no autodietarse, sino más bien recurrir al médico para que este la derive con el nutricionista, que establecerá una alimentación equilibrada que contenga todos los nutrientes necesarios para favorecer el control de peso materno, y contribuya al desarrollo y crecimiento fetal. Misma recomendación va para las que cuentan con el peso por debajo de los valores normales.

Cómo evitar el sobrepeso durante el embarazo

  • Mantener una alimentación saludable y balanceada. Incluir diariamente el consumo de frutas y verduras.
  • Evitar el exceso de sal y azúcar.
  • Respetar los horarios y las porciones en las comidas.
  • Evitar las bebidas gaseosas. Elegir preferentemente las bebidas naturales de frutas para aumentar las defensas.
  • Realizar actividades físicas dentro de lo que el médico tratante indique. Ejercicios con el club de embarazas o caminatas, sólo si el gineco-obstetra lo recomienda, de lo contrario podría generar contracciones prematuras.

Directrices especiales

Mujer hipertensa. Debe disminuir el consumo de sal y cambiar su medicación habitual por la prescripta por el gineco-obstetra, motivo por el cual se enfatiza en la consulta prenatal temprana, en el trimestre de gestación.

Mujer diabética. Requiere un control mucho más estricto, con una asistencia multidisciplinaria. Además del gineco-obtetra, la embarazada debe disponer del especialista en diabetes, el endocrinólogo, diabetólogo y nutricionista.