WhatsApp Image 2016-08-23 at 14.47.43
Descargar el Audio

Alberto Medina no pudo ocultar su sorpresa cuando vio en un noticiero a Narciso Cañete (el efectivo condenado por disparar contra su hijo en 2012) "custodiando" a un detenido. Desde los organismos de Seguridad argumentan que el uniformado sigue activo por no tener "sentencia firme". 


Medina contó que el comandante de la Policía reconoció que sabía de la brutalidad con que actuaba el agente que carga con otras siete denuncias  en su contra.

 

Denunció que Cañete cuenta con la protección de sus colegas que incluso intentar hacerle la prueba de nitritos y nitratos al joven tras ser baleado y estando en el quirófano.

 

Agregó que recibe amenazas constantes por parte de los efectivos.

“Es una bestia, un monstruo” dijo el hombre.

 

 

El episodio ocurrió en julio de 2012 en el kilómetro 10 de la Ruta “Gaspar Rodríguez de Francia”.

El condenado en ese entonces se desempeñaba como agente policial asignado a la subcomisaría 46ª del barrio San Juan, del departamento de Alto Paraná, hirió al muchacho dejándolo varios meses sin poder caminar porque supuestamente atropelló una barrera policial.

En abril pasado el tribunal de sentencia de Ciudad del Este, integrado por las juezas Zunilda Martínez, Alba Meza y Haydée Barboza, indicó que fue probada la acusación de la fiscala de Derechos Humanos, Liliana Zayas, por lesión corporal en el ejercicio de funciones públicas, y condenó a Cañete Cáceres a cinco años de prisión.