cart
Descargar el Audio

El presidente Horacio Cartes leyó un comunicado en el que prometió honrar la sangre de "los héroes de Arroyito" y advirtió que esta historia "tiene un solo final; los vamos a encontrar y van a pagar por el dolor causado".


Recién llegado de México, el presidente prometio cuidar y acompañar a las familias de los soldados muertos a los que definió como “héroes y mártires de la patria”.

“Me comprometo a ponerme personalmente al frente de la guerra contra el terrosimo y obtener resultados contundentes en lo que resta de mi mandato”

 

Declaró la guerra frontal a los “narcoterroristas del norte” y dijo que este ataque es el precio que paga el gobierno por su determinación de acabar “con ellos”.

Habló de autores “materiales  e intelectuales” y pidió que ninguna contradicción quebrante la unidad de todos los paraguayos.

 

Comunicado completo
Queridos Compatriotas,

Sangre paraguaya fue derramada hoy en Arroyito.

Félix Fernando Fernández Duarte, Lucio Dejesús Torrasca Galván, Robert Fabián Cañete, Genaro de Jesús Arias Palacios, Sergio Daniel López, Eder Arias, Hugo Candia, y Pablo Farías; ocho servidores públicos que juraron dar la vida por la Patria fueron asesinados cobardemente por los mayores enemigos del Paraguay.

El dolor es inmenso.

Con gran pesar en el corazón pido a todos los paraguayos que reconozcamos el valor humano de estos héroes mártires de la patria.

A ellos, que ya están en la gloria, nuestra gratitud eterna por su amor al Paraguay, y su compromiso extremo de defender nuestra libertad.

Mis pésames, y la solidaridad de todos los paraguayos a las familias de cada uno de ellos. Sus mujeres e hijos, sus padres…, todas sus familias, que los vieron crecer y decidir su vocación de servir al Paraguay.
Tengan por seguro que estaremos junto a ellos, que les acompañaremos en todo momento, es nuestro deber humano y nacional cuidarlos.

Como Presidente de la República, soy responsable de la sangre de los héroes de Arroyito, y voy a honrar su sacrificio.

Me comprometo con todos ustedes a ponerme personalmente al frente de esta guerra contra el terrorismo, y obtener resultados contundentes en lo que resta de mi mandato.

Con más fuerza continuará la guerra frontal contra los narcoterroristas del norte. Sus reacciones, cada vez más violentas y cobardes, son el precio que pagamos por nuestra determinación de acabar con ellos.

A los autores materiales e intelectuales de este inhumano y atroz atentado terrorista, sepan que somos paraguayos, somos un pueblo que se une y se hace más fuerte y más valiente cuando enfrenta la injusticia y la adversidad extrema. Más tarde o más temprano, esta historia tiene un solo final, los vamos a encontrar, y van a pagar el dolor que han causado a tantas familias paraguayas, con todo el peso de la ley.

Paraguayos,

En estos momentos de profunda pena y dolor, es nuestra obligación como hijos de la Patria preservar la tradición de unidad, lucha, y valentía fundada por nuestros antecesores en batallas como Piribebuy.

Que ninguna diferencia, ninguna discordancia, ninguna contradicción, quebrante nuestra unidad contra estos enemigos del pueblo paraguayo, enemigos de toda la sociedad, sin distinción de clases sociales.
Acompañemos a nuestros héroes y sus familias.

Que Dios nos acompañe a todos.