Inició hoy la última audiencia del juicio político contra la presidenta que concluirá con una votación en la que sus 81 miembros decidirán si finalmente es destituida o recupera el poder.


La sesión fue instalada por el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lewandowski, quien dirige los trámites en su condición de garante constitucional de un proceso en el que Rousseff responde por unas supuestas irregularidades fiscales que la defensa niega y la acusación ha considerado “completamente probadas”.

Para que se concrete la destitución de Rousseff, que confirmaría en el poder al hasta ahora presidente interino, Michel Temer, será necesario que lo decida una mayoría calificada de 54 votos, que equivalen a dos tercios de los escaños del Senado.

A continuación, se iniciará la votación mediante un sistema electrónico que permitirá conocer de inmediato la decisión que Rousseff aguardará en el Palacio de la Alvorada, la residencia oficial de la Presidencia que aún ocupa, pero que deberá desalojar si se confirma su destitución.

Temer esperará en el Palacio presidencial de Planalto, vecino a la sede del Parlamento, a la que deberá dirigirse por la tarde, si se confirma la destitución de Rousseff, para asumir de hecho el cargo que ocupa interinamente desde el pasado 12 de mayo, cuando se instauró el proceso y la mandataria fue suspendida de sus funciones.

Si así fuera, ya como nuevo presidente de Brasil, tiene previsto partir esta misma noche o durante la madrugada del jueves hacia China para asistir a la Cumbre del G20, que supondría su estreno en el ámbito internacional, inmediatamente después de ser confirmado en el poder. EFE