“Es una buena pregunta” me dijeron los especialistas a los que les plantee el interrogante. Ensayemos respuestas.


“Es una buena pregunta” me dijeron los especialistas a los que les plantee el interrogante. Ensayemos respuestas.

 

Lo reivindicaron pero el gobierno oculta el pronunciamiento. “No sería la primera vez” me dijo un exdirector de inteligencia. Sin embargo ¿Qué sentido tendría cuando desde el propio gobierno se utiliza el ataque para desatar una ofensiva contra sectores de la oposición a los que vinculan con el grupo?

Consideran que la reivindicación no es necesaria porque todo el mundo sabe que fueron ellos. ¿Por qué entonces en otras ocasiones si dejaron panfletos?

No fue el EPP. ¿Quién entonces? Y acá aparecen varias hipótesis:

Con los elementos que existen hasta hoy, el excomandante Ramón Benítez se inclina a pensar que el ataque podría ser obra un “remanente” de la ACA o de un nuevo grupo liderado por Alejandro Ramos, expulsado hace unos meses del EPP.

 
Benitez argumenta que la ACA jamás firmó sus acciones y que el ataque se produjo en su zona de influencia.

 
Otro elemento que lo lleva a pensar más en la ACA que en el EPP son las detenciones realizadas en los días posteriores a la masacre; todas personas “cercanas” al extinto grupo de los hermanos Jara Larrea.

Por último, recuerda que también existen antecedentes de ataques de la ACA de características parecidas contra las FTC y menciona los casos del Sargento César Antonio Fernández Carvallo y el teniente Mario Francisco Ávalos Cañete, asesinados en 2013 y el capitán Enrique Piñanez y el sargento José Manuel González Ferreira, muertos en 2014.

El exFTC descarta por completo la posibilidad de que sea el narcotráfico el que este detrás del ataque (Zacarías Irún y Horacio Cartes hablaron de ‘narcoterrosismo’) por la simple razón de que si bien los capos de la droga han atentado contra policías jamás lo ha hecho contra militares.

 

¿Un ataque oportuno?

Otro punto que genera interrogantes es el momento elegido; a los pocos días de que se trate la posibilidad del retiro de las FTC de la zona y justo cuando más criticas y dudas respecto a la efectividad de la fuerza existían.

 

¿Por qué entonces atacar cuando existe al posibilidad de que el ejército se vaya sabiendo que un hecho de esta magnitud lo único que podría generar es el aumento de la presencia militar y una mayor determinación a la hora de buscar a los responsables?

 

Y acá es donde encaja perfectamente la hipótesis del periodista Hugo Pereira que sostiene que el EPP no es otra cosa que un instrumento/invención de la derecha, funcional a los intereses de los grupos de poder. (Y que tiene la particular costumbre de aparecer cada vez que el gobierno lo necesita, se podría agregar).

 
¿Un nuevo grupo armado?

 

Según información recogida para este artículo, Alejandro Ramos y Lucio Silva serían los líderes de un un nuevo grupo integrado también por los hijos de este último y “remanentes” de la ACA.

 

Estos datos coinciden con los que manejan los organismos de seguridad que si bien no mencionan a Silva y colocan a “Loro” López como segundo al mando, también hablan de una nueva organización.

 

Por ahora, los miembros del grupo armado a los que se puede tener acceso han evitado pronunciarse sobre el atentado contra los ocho militares.

Compartí: