Las organizaciones Sunu, Codehupy, Tierraviva y la senadora Esperanza Martínez expresaron su preocupación por el violento desalojo del que fue víctima la comunidad Avá Guaraní en Minga Porá (Alto Paraná).


El viernes 30 de septiembre por la mañana, la comunidad Ava Guarani Sauce de Minga Pora fue víctima de un brutal desalojo de tierras ocupadas y reivindicadas como propias y ancestrales de la comunidad desde el 2015. El desalojo fue llevado delante de forma conjunta por la Policía Nacional (GEO), la Fiscalía y representantes del INDI. Esta última institución no tiene potestad legal para realizar desalojos.

 

Además es la encargada de velar por los pueblos indígenas en Paraguay, llegó a la comunidad con un camión con víveres y chapas -que les fueron ofrecidos a los indígenas a cambio de desalojar la tierra- elementos rechazados, pues su lucha es por la tierra. Ayer 4 de octubre, la comunidad estaba en la Reserva Limoy de Itaipú, con un severo control de los guardias de la entidad Binacional quienes les “prohibían comer frutas, pescar, tocar ni un animal”, denunciaron miembros de la organización “Sunu”, que califican de “amenaza” la situación.

 

cuaderno

 

Existen amenazas de nuevos desalojos, el objetivo es negociar con Itaipú y el INDI la posibilidad de permanecer en la reserva hasta solucionar el problema de la tierra.

 
Durante el desalojo realizado con tractores, moto sierras, otros instrumentos, y la violencia que esto implica, los indígenas no pudieron sacar sus pertenencias, 2 motos desaparecieron de la comunidad, así como varios animales. Quemaron casas, la escuela, el templo y todo lo que había en ellos, destruyeron completamente los cultivos de alimentos.
Los indígenas que no tenían a donde ir, fueron a refugiarse a la Reserva Limoy de Itaipú.
Esta comunidad fue desalojada en el año 75 por Itaipú, ya en esa ocasión fueron alzados en camiones y llevados a otras comunidades como animales, afirmó a CigarraPy, Mariceli Leguizamón, de la organización Sunu.

 

Comitiva intersectorial
A la vera del embalse de Iatipú, donde está la comunidad, llegó el 2 de octubre una comitiva compuesta por Oscar Ayala de CODEHUPY, y las organizaciones SUNU y Tierraviva, la senadora esperanza Martínez, Héctor Lacognata, la Hermana Mariblanca de la Pastoral Social Indígena, y la Conapi, con el objetivo de poder constatar la situación del pueblo y los argumentos del desalojo, poder hacer un diagnóstico de la situación de emergencia y ver propuestas conjuntas.
Marilice Leguizamón comentó que durante la visita fueron recibidos por el líder espiritual “realizaron una ceremonia y luego el líder habló, con mucha emoción, de la tierra, de la creación de la tierra, quién es el dueño y quienes vivieron primero en esas tierras, quienes nacieron primero ahí, que es muy triste lo que les está pasando. Luego Cristóbal Martínez, líder de la comunidad, presidente de la Asociación Guaraní de Alto Paraná, se refirió a la historia de esa comunidad, de sus territorios ancestrales, y del desplazamiento que sufrieron de esas tierras en el 75 en tiempos de Itaipú, enfatizó que esas tierras de las que fueron desalojados son de ellos”.
Cristóbal Martínez también manifestó que con una anterior administración del INDI, a cargo del ex ministro Queznel, Itaipú firmó un reconocimiento de deuda con los pueblos indígenas afectados por la represa, donde la Binacional se comprometía a trabajar estrategias y proyectos para el desarrollo de los indígenas afectados, además de la indemnización y regularización de las tierras. Sin embargo una de las primeras acciones de la administración de Saldivar en el INDI fue derogar ese documento, lo que deja a ITAIPU sin deuda. El dirigente indígena resaltó la necesidad de volver a firmar este documento que consideran una herramienta clave para su lucha.
Además los pobladores denunciaron que reciben amenazas de los guardias privados de Germán Hutz –quien sostiene que es pariente político y financista de la campaña del Vicepresidente de la República Afara-, que amenaza a quienes llegan a la tierra, además prohíbe utilizar caminos internos dejándolos aislados. La reserva está a 70 km de la ruta y no tienen forma de salir porque todos son caminos de sojeros. Exigen que la Policía Nacional les proporcione resguardo frente a estas amenazas.
Amparo constitucional
En publicaciones de la web de CODEHUPY, Oscar Ayala manifestó que “Los Avá Guaraní tienen todo el derecho de retornar a sus tierras y reivindicar su propiedad comunitaria. Durante la dictadura de Alfredo Stroessner, al menos 36 comunidades de este pueblo, del grupo paranaense, fueron desplazadas forzosamente por la construcción de la hidroeléctrica Itaipú, sin compensación ni indemnización alguna”, a la vez recordó que la Constitución Nacional deja muy claro el derecho a la propiedad comunitaria de la tierra del que gozan las comunidades indígenas “los pueblos indígenas tienen derecho a la propiedad comunitaria de la tierra, en extensión y calidad suficientes para la conservación y desarrollo de sus formas peculiares de vida. El Estado les proveerá gratuitamente de esas tierras, las cuales serán inembargables, indivisibles, intransferibles, imprescriptibles, no susceptibles de garantizar obligaciones contractuales ni de ser arrendadas; así mismo estarán exentas de tributo. Se prohíbe la remoción o traslado de su hábitat sin el expreso consentimiento de los mismos”, dice el art 64, de la Propiedad Comunitaria, de la CN.

 
Compromisos
En su perfil de Facebook la senadora Esperanza Martínez manifestó “Estaré recogiendo información necesaria para realizar la denuncia correspondiente ante tan grave y doloroso hecho”. En la visita además se comprometió a convocar al Ministro de Educación Enrique Riera, puesto que la comunidad no quiere perder clases, y la escuela fue totalmente destruida.
Se pretende conformar una articulación entre los representantes del Pueblo Ava Guaraní, organizaciones indígenas, sociales e instituciones del Estado para estudiar el caso y sobre todo para resolver cuestiones urgentes como la seguridad de ellos en ese lugar, el techo, asistencia médica, alimentación –porque toda su producción fue destruida por los tractores, reiteramos-, y también para trabajar estrategias a mediano y largo plazo para recuperar las tierras. Fotografías: equipo de la comitiva, y de la propia comunidad.
Fotografías: Comitiva y de pobladores de la comunidad Ava Guaraní/Nota publicada por CigarraPy.

Compartí: