La policía de la región autónoma de Mongolia Interior investiga la misteriosa muerte por envenenamiento de 233 cisnes y 26 ánades reales en un lago de la zona y ofreció recompensas económicas a quien aporte pistas para localizar a los culpables.


La policía china investiga misterioso envenenamiento de 230 cisnes en un lago.

Según informó hoy la agencia oficial Xinhua, los pájaros fueron encontrados muertos en un lago de la comarca de Xilingol, y las primeras investigaciones apuntan a que fueron envenenados con pesticida.

La policía local ofrece hasta 100.000 yuanes (14.770 dólares), una considerable suma, a quien proporcione información que conduzca al arresto de los autores del envenenamiento, que se cree podrían ser cazadores furtivos.

El lago, a unos 300 kilómetros al norte de Pekín, es una habitual escala de descanso de los cisnes en su migración invernal a zonas más cálidas del sur.

Los cisnes son un animal muy apreciado en la cultura mongol que habita la zona, y una especie protegida en el país asiático.

La caza furtiva sigue siendo un grave problema en China, donde las clases acomodadas están dispuestas a pagar grandes sumas de dinero por medicinas u otros productos elaborados con partes de animales protegidos. EFE