El vehículo que en principio fuera de una Startup que Uber adquirió por USD 700 millones, logró recorrer 200 kilómetros sin conductor para realizar una entrega de 45.000 cervezas de la marca Budweiser desde Fort Collins a Colorado Springs.


El camión igualmente tuvo un conductor humano para situaciones específicas de circulación.

Igualmente, en pos de la seguridad, un conductor humano estuvo presente pues en algunos puntos como zonas peatonales, zonas urbanas o ciudades fue necesaria su intervención. El tramo recorrido de forma autónoma fue una carretera.

La apuesta de Uber con las encomiendas inició con la compra de Otto adpotando el servicio “Uberfreight” y tras el éxito asumirán nuevos desafíos en el campo de las entregas a través de la conducción autónoma.