En enero de 2009, Luisita Abatte cumplió cien años. El Dr Domingo Laino decidió entonces enviarle una carta recordando el encuentro que mantuvo en Buenos Aires con su esposo y líder de la revolución cívico-militar del 4 de noviembre de 1956; el general Alfredo Ramos. ¿De qué hablaron el joven político liberal y el veterano héroe de la Guerra del Chaco apenas un mes antes de la ejecución del plan conspiraticio?


                                                                                                               Asunción, 23 de enero de 2009

Señora Luisita Abatte,  viuda del glorioso héroe Coronel

pero siempre General, don Alfredo Ramos
                                                                                   

                                                                               Hoy cumple un siglo de vida plena de ideales de Patria, Libertad y Democracia, valores que enseñó al pueblo paraguayo con su ejemplo inmaculado.

 

                                                                                Quiero recordarle, este día viernes 23 de enero de 2009, cuando en octubre de 1956, medio siglo atrás, la hoy distinguida centenaria Luisita, recibiera con chocolate y galletitas, en su modesto departamento de Buenos Aires a un joven cuartelero con grado de Sub-Teniente de Infantería, que arrimaba un parte completo al gran General Ramos, máximo jefe militar de la Revolución del 4 de noviembre de 1956, preparada para derrocar al dictador Alfredo Stroessner.

 

                                                                               Han pasado 50 años de aquel episodio y hoy quiero agradecer una vez más su gentileza conmigo; y asegurarle que su condición de esposa y compañera, hizo posible la grandeza de su heroico compañero, a quien las nuevas generaciones deben victorias nacionales por la Democracia (1947) y otras glorias internacionales (1932 – 1935).

 

                                                                               Fracasamos el 4 de noviembre de 1956; los servicios secretos del dictador y la CIA impidieron el triunfo. Un puñado de jóvenes corrimos a escondernos en Puerto Itá Pirú, Arroyos y Esteros, donde pasamos cuatro semanas en un depósito cerrado, buscados por la policía con toda ferocidad.

 

                                                                              El Partido Liberal no pudo entonces derrocar al tirano mediante la lucha armada, como no pudieron luego otros movimientos como el “14 de Mayo” o el FULNA. Pero ha pasado el tiempo y ha llegado el fin de la tiranía.

 

                                                                              Distinguida Luisita, en su cumpleaños número 100, deseamos decirle que al glorioso héroe Alfredo Ramos, debemos recordar como al luchador sin descanso, con el fusil en mano, como símbolo del militar honesto. Y a su querida compañera, leal y valiente, expresarle que ella también, espada en mano, hizo posible que el General se convirtiera en el héroe inmaculado del Paraguay Libre.

 

                                                                        ¡100 años de dignidad !

                                             Viva nuestra querida y valiente Luisita Abatte de Ramos.

                                                ¡Con nuestro gran cariño y admiración de siempre!

                                      Rafaela Guanes de Laino                           Domingo Laino