Con la confirmación de retirada de Volkswagen Motorsport del Mundial de Rallyes y un futuro incierto para los tres pilotos del fabricante tetracampeón. El responsable de M-Sport afirmó en una entrevista a Autosport sus intereses en contar con la figura más prominente de la actualidad.


De lograrse un trato, el piloto galo se subirá al Ford Fiesta RS WRC.

Asimismo, reveló que ya se encuentra en conversaciones respecto a la posibilidad de cerrar un trato. “Estoy convencido de que tenemos el auto para que vaya por un quinto título mundial. No es un secreto de que siempre ha sido mi opción Nº 1 para piloto”

Agrego que en 2011 estuvieron cerca de firmar con él y que hará todo lo posible de que “no se le escape esta vez” en tono jocoso. De lograrse el trato con Ogier, cerraría la grilla con Ott Tanak y Eric Camilli, lo que devolvería a Elfyn Evans a su equipo satélite, DMACK.

¿Profecìa o coincidencia? Antes del Rally de Gales, Sébastien Ogier afirmó que admiraba el trabajo de Malcolm Wilson y que le encantaría correr para él. Esta situación se presenta en un momento oportuno ya que Volkswagen no tiene en claro qué hacer con el estancado proyecto del Polo R para 2017.

Fuente: Autosport