El expresidente uruguayo dijo que al no existir una política común a la hora de atraer capitales, los latinoamericanos "trabajamos para ellos (inversores extranjeros)". Dijo que esta situación se soluciona con "integración" pero que (lamentablemente) la integración "es un discurso" y la gran preocupación de los gobiernos son "las elecciones".