La firma Booking.com no está inquieta ante la entrada en el mercado de la plataforma de alquiler de alojamientos particulares Airbnb porque, sostiene, al final son empresas "muy diferentes".


“Airbnb es una gran compañía pero es muy diferente”, aseguró hoy en Lisboa la consejera delegada de Booking.com, Gillian Tans.

Tans protagonizó la charla “Ganar la guerra de las reservas”, una de las más concurridas en la Web Summit, el prestigioso congreso tecnológico que reunirá a más de 50.000 personas en la capital lusa hasta el jueves.

Preguntada por la irrupción de Airbnb, la ejecutiva comentó ante unas 300 personas que entre ambas compañías “hay muchas diferencias” en la forma en que se acercan al producto y en la experiencia para el usuario, ya que Booking.com ofrece además reservas en hoteles y hostales.

Tans recordó asimismo el importante volumen de su compañía, que tiene actualmente 24 millones de habitaciones disponibles en todo tipo de alojamientos y genera un millón de transacciones al día; a nivel general, es la tercera mayor por detrás de Amazon y Alibaba, subrayó.

Para mantener esa posición, preparan innovaciones que les permitan responder ante los viajes “más espontáneos” que se realizan ahora, principalmente entre los llamados milenials, así como ajustarse a necesidades más específicas de los viajeros.

Con este fin preparan el “booking assistant”, una herramienta aún en pruebas y que buscará resolver pequeñas solicitudes relacionadas con el viaje e ir un paso adelante aunque, reconoce, siempre hay cosas que sorprenden “aunque creas saber lo que quiere el cliente”.

“Queremos asegurarnos de que (los usuarios) nos tengan cuando nos necesitan. No se trata de mandarles cien mensajes, sino de estar ahí”, resumió.

Tans también se refirió a la salida del Reino Unido del bloque comunitario, algo que “por el momento no ha tenido un impacto” sobre Booking.com, porque los viajes entre el país y la UE continúan, aunque sí han notado algunos cambios en el comportamiento de los viajeros.

Por ejemplo, que los efectos del “Brexit” sobre la libra hacen que “más gente viaje domésticamente” dentro del Reino Unido o que más europeos, beneficiados por el cambio monetario, reserven para ir a territorio británico. EFE