monsenor-lucio-alfert
Descargar el Audio

El obispo del Vicariato Apostólico del Pilcomayo (VAP) en Alto Paraguay, Lucio Alfert, explicó que los grandes inversores (sobre todo brasileros pero también uruguayos, argentinos y japoneses) ofrecen fuertes sumas de dinero a los pobladores de las aldeas que rodean sus estancias para que abondenen el lugar y así poder extender los lotes dedicados a la cria de ganado y el cultivo de soja.


“La gente (ganaderos) de mucha plata aprieta y el pueblo desaparace” comentó el religioso. Explicó que como producir en Paraguay “sale más barato”al no haber impuestos, el flujo de inversores es constante y cada vez mayor. Dijo que incluso el presidente Horacio Cartes tiene su establecimiento en la zona.

 

“No hay pueblos, no hay escuelas, ni transportes públicos ni servicios sociales. Si seguimos asi vamos a tener un gran desierto en el Chaco” advirtió.