plan-basura
Descargar el Audio

Once manzanas del barrio Los Laureles son parte de la primera fase del proyecto “Asunción Limpia” que busca que los asuncenos clasifiquen sus basuras para dignificar el trabajo de recolectores según indicó el concejal Carlos Arregui.


El proyecto piloto de “Asunción Limpia”, está encabezado por jóvenes de diversas extracciones sociales y tendrá una duración inicial de tres meses. Su objetivo principal es transformar a Asunción generando un impacto ambiental y social positivo. El barrio Los Laureles será tomado como un modelo para que la misma iniciativa pueda ser replicada en otros barrios de Asunción.

El lanzamiento de “Asunción Limpia”, se desarrolló este sábado en la Plaza Los Laureles (Teresa Lamas Caríssimo y Fulgencio R. Moreno), ubicada en el barrio del mismo nombre.

plan2

En una primera instancia, el Concejal Sebastián Villarejo se reunió con la comisión del Barrio Los Laureles y la organización Juventud que se Mueve (JQM) para coordinar trabajos con vecinos de 11 manzanas, con el fin de que puedan recibir capacitaciones acerca de cómo separar los desechos.

Las basuras domiciliarias serán clasificadas en cinco categorías: vidrios, plásticos, aluminios, papeles y cartones. Durante este plan piloto, se utilizarán bolsas de colores para fortalecer el aspecto educativo y un camión especial recolectará los residuos los días martes y sábados de cada semana.

El Concejal de Asunción, Sebastián Villarejo, impulsor de esta iniciativa, comentó que busca dignificar a todas las personas que forman parte del proceso de recolección de basuras.

“Los desechos que tenemos en nuestras casas son separados y clasificados por otras personas. Con este proyecto, queremos dar una mano a los recolectores y gancheros, quienes corren peligro todos los días, ya que la gente acostumbra a poner incluso vidrios entre sus basuras orgánicas”, mencionó Villarejo.

plan1

Involucrados

Las 11 manzanas que se adhirieron a este plan piloto, podrán demostrar que es posible la organización comunal entorno a un tema que no está siendo atendido de la manera que corresponde.

Se espera que esta experiencia pueda constituir un ejemplo válido para otras comisiones vecinales que logren, en base a la organización de su comunidad, impactar positivamente en la conservación del ambiente y la dignificación de quienes trabajan con los desperdicios de la ciudad.