El Ministerio de Salud presentó la primera carga de medicamentos hemoderivados, elaborados con los plasmas sanguíneos que Paraguay envió a Córdoba. Se trata de drogas de muy alto costo, que representa un ahorro económico de USD 905.000 para el país y permitirá dar respuesta a más pacientes


Esto se da tras convenio celebrado por el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social y la Universidad Nacional de Córdoba. Y en esta primera partida fueron entregadas 1.055 unidades inmunoglobulina y 4.511 unidades de albúmina humana.

Paraguay industrializa el plasma sanguíneo excedente como materia prima, para luego exportarla a la Argentina, donde se procesa y se convierte en inmunoglobulina y albúmina humana, que son enviados de nuevo para su distribución en los servicios del país, para el tratamiento de pacientes críticos internados en terapia intensiva o que cuentan con problemas neurológicos.

El ministro de Salud Pública, Antonio Barrios, verificó la carga y enfatizó que la inmunoglobulina tiene un costo en el mercado de G. 2.200.000 y la albúmina humana ronda los G. 400.000.

“Estos medicamentos son procesados de la sangre que antes se desperdiciaba… traía un alto costo para que sea destruida como basura patológica. Hemos recibido de material que antes era desechado, casi un millón de dólares en medicamentos, que estamos optimizando con este procedimiento”, dijo el ministro.

Estadísticamente, el país produce en total 98.945 unidades de hemocomponentes en el sector público, según datos del año 2015, de las cuales se descartaron por serología reactiva: 12.233 unidades (12,36%).

De las 86.712 unidades aptas, se transfundieron 25.204 unidades de plasma (25,47%). Se remitieron para el fraccionamiento proteico a la industria 22.780 unidades (23,02%) equivalentes a 4 toneladas y media de materia prima exportada. Esto datos demuestran que existen 38.728 unidades de plasma (39,14%) que pueden ser acopiadas para su exportación y generar un incremento en la cantidad de medicamentos a ser industrializados para futuros embarques.

Los plasmas fueron reunidos por los adherentes al convenio que aprobaron las auditorías externas de la Planta Industrial de Córdoba: Centro Nacional de Servicios de Sangre (Censsa) y Centro Productor de Hemocomponentes del Hospital Nacional de Itauguá. Estos centros productores no sufrieron desabastecimiento en plasma, ya que los demás Servicios de Sangre de la Red del Ministerio de Salud, mediante logística de traslado de hemocomponentes, priorizan la disponibilidad del hemocomponente para cubrir las necesidades los pacientes y generando un excedente del mismo.

Antes de la firma del acuerdo, estas sobras constituían basura patológica y actualmente es la materia prima para la industrialización y obtención de los medicamentos hemoderivados.

Para mayo del 2017 se prevé otra entrega de estos fármacos, bajo el mismo régimen. Desde esta cartera de Estado se solicitó al Ministerio de Hacienda la exoneración de impuestos y tributos correspondientes a la importación de estos medicamentos, considerando el impacto socio-económico del mismo y la no comercialización, mediante uso exclusivo del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social.

En otro momento el ministro Barrios expresó que este proceso de envío de plasma sanguíneo a la Argentina muestra la seguridad que cuenta el sistema de salud en el tratamiento de la calidad de sangre.

“Este proceso sirvió para controlar la calidad de los procesos en la seguridad de la sangre, estos fueron recibidos en el exterior, analizados y no tuvimos de control de falsos positivos de enfermedades que puedan traer trastornos en los hemoderivados”, subrayó finalmente.