El Atlético de Madrid, doblegado por 0-3 por el Real Madrid, sufre su momento con más dudas defensivas de la era Simeone, con goles en cada uno de sus últimos cinco partidos y con nueve tantos en contra en esa serie de duelos, sólo repetida una vez en los cinco años del técnico al frente del equipo rojiblanco.


Ahora, ha recibido sucesivamente goles en las derrotas frente al Sevilla (1-0), la Real Sociedad (2-0) y el Real Madrid (0-3) y en las victorias contra el Málaga (4-2) y el Rostov, ésta en la Liga de Campeones por 2-1. En ese periodo, ha perdido sus tres choques de esta temporada, en la que ya acumula dieciséis encuentros oficiales.

Tres goles han sido de penalti, otros tres en acciones a balón parado -dos de falta directa y uno con un cabezazo en un córner-, uno procedente de un saque de banda que desencadenó el ataque decisivo del Sevilla en el Sánchez Pizjuán y dos al contragolpe, el 0-3 del Real Madrid y el gol del Rostov en el Vicente Calderón.

¿Es el Atlético frágil? “Los primeros minutos del segundo tiempo no fue frágil. El primer gol viene de un tiro libre que pega en la barrera. Todo hay que tomarlo con mucha tranquilidad de lo que se mira, obviamente desde el lado mío, pero está claro que tenemos que buscar mejores soluciones”, valoró el argentino Diego Simeone.

Su equipo sólo había recibido gol en cinco partidos seguidos y tanta cantidad de tantos una vez en cinco años. Fue en los últimos cinco duelos de la temporada 2013-14: ganó 1-3 al Chelsea -con ese marcador se clasificó para la final de la Liga de Campeones-, perdió 2-0 con el Levante, igualó a uno con el Málaga y el Barcelona -con ese resultado ganó la Liga en el Camp Nou- y cedió por 4-1 en la prórroga de la final de la Champions con el Real Madrid en Lisboa.

El 0-3 contra el mismo rival de este sábado, la primera derrota en Liga como local del conjunto rojiblanco desde septiembre del pasado año (22 partidos después) y la más amplia precisamente desde la final de 2014 del máximo torneo europeo, incide en el aspecto defensivo del Atlético, un valor que siempre le ha caracterizado.

Y mantiene un debate interno sobre el estilo actual del Atlético, que ha empeorado su media de goles en contra por partido, 0,75, de la pasada temporada (0,54) y de la 2013-14 (0,73), aunque mejora el de 2014-15, 2012-13 y 2011-12, las tres con un promedio de 0,83 en el total de cada campaña. En la Liga, ha recibido en doce jornadas, 9, la mitad de tantos que en las 38 del pasado curso, con 18.

¿La evolución con la posesión le expone más en su retaguardia? ¿La posición de Koke Resurrección por el medio hace más frágil al equipo rojiblanco a la hora de defender? ¿Los extremos más ofensivos debilitan el aspecto defensivo? Son algunas de las interrogantes que surgen en torno al rendimiento colectivo del conjunto rojiblanco.

Las tres derrotas del Atlético en esta Liga, con seis goles en contra entre las tres, coinciden con una posesión menor que su rival, contra el Sevilla (41 por ciento), la Real Sociedad (41 por ciento) y el Real Madrid (47 por ciento). También perdió esa estadística en Barcelona (1-1) y en Balaídos, donde ganó por 0-4.

En el resto de la jornadas tuvo más posesión que su adversario. En esa situación, sumó cinco victorias (5-0 al Sporting, 1-0 al Deportivo, 0-2 al Valencia, 7-1 al Granada y 4-2 al Málaga) y dos empates (1-1 con el Alavés y 0-0 con el Leganés, en las dos primeras citas del torneo). Marcó 20 goles y recibió cuatro en su portería.

En esta temporada, Simeone ha estabilizado a Koke de medio centro. Con él en ese puesto, antes de estas dos últimas dos derrotas seguidas con cinco goles en contra, el futbolista español ha partido desde el medio en ocho choques de este curso, con seis triunfos, entre ellos el 1-0 al Bayern o el 0-2 al Valencia; un empate -en el Camp Nou- y una derrota -en Sevilla-. Su equipo encajó dos goles y anotó 18 en esos ocho encuentros de esa campaña. EFE