Cruzar el charco, esa vieja aspiración de los artistas españoles que antaño estaba reservada para figuras como Joan Manuel Serrat, Joaquín Sabina o Julio Iglesias, está dejando progresivamente atrás ese estatus de sueño para que cada día más bandas lo conviertan realidad.


Esta última semana hasta seis artistas alternativos españoles, todos ya consolidados en su país, han tocado en salas o festivales de Santiago de Chile, en medio de giras que recorren toda Latinoamérica o llegados expresamente para actuar escenarios chilenos.

El jueves fue el turno de Juan Perro, líder del histórico grupo español Radio Futura y que ahora está inmerso en una aventura en solitario, a quien se sumaron luego el rapero Iván Santos Ortiz, más conocido como Santaflow, de la mano de su colega Norykko.

El viernes tocó La Pegatina y el sábado llegó la traca final: La Habitación Roja, Anni B. Sweet y León Benavente ofrecieron conciertos en el Club Chocolate, mientras que Love of Lesbian brindó un gran show en el Teatro Cariola.

Que en cuatro días coincidan tantos españoles en la capital chilena no es casualidad: tanto los mismos artistas como sus productores confirman que la apuesta por América Latina, y por Chile en particular, forma parte de una estrategia de expansión.

“Es una realidad. Los grupos que están viniendo a Suramérica es porque ya lo tienen todo hecho en España. Entonces quieres expandir fronteras y aquí es donde te reciben mejor, o al menos esa es mi sensación”, dijo a Efe Ana López, la cantautora malagueña que da nombre a Anni B.Sweet.

Tanto ella como su compañero, el guitarrista Javier Doria, señalaron que venir a Chile tiene el componente “romántico” de salir de la comodidad que les otorga su estatus en España y volver a ganarse a la audiencia.

Uri Bonet, batería de Love of Lesbian, lo definió así: “América simboliza aire fresco, recuperar la ilusión del principio. Venir aquí es volver a trabajar, es como esa chica a la que tienes que volver a conquistar”

Históricamente, la música española ha tenido problemas para traspasar fronteras por la barrera del idioma, inconveniente que en América del Sur no existe.

“Para un grupo que canta en castellano, es más difícil moverse por Europa e incluso por Portugal que cruzar el charco. Y eso es por la cuestión idiomática, está claro”, explicó Abraham Boba, vocalista de León Benavente.

Pero incluso los pocos grupos españoles que se arrancan a cantar en inglés, como Anni B. Sweet, encuentran ventajas a la hora de actuar en Latinoamérica.

“La barrera lingüística en Sudamérica desaparece. Ellos, quizá por proximidad geográfica, tienen una familiaridad con el inglés que en España no se tiene. Aquí están más abiertos a la cultura ‘gringa’. De hecho, allí también existe esa barrera con el inglés y es más fuerte que aquí”, señalaron López y Doria.

Los productores, los encargados de organizar las giras y negociar los conciertos, también consideran creen que sus bandas deben apostar por Chile, pero destacan la importancia de tomarse estos primeros conciertos como una “inversión” y recoger los frutos a medio o largo plazo.

“Llevamos viniendo ocho años y en los últimos es cuando empiezas a ganar dinero. Los primeros son siempre de inversión, como cualquier negocio, sobre todo si vas a países que no te conocen. Hoy en día con internet es mucho mas fácil pero la realidad es que son mercados en los que no has explorado”, remarcó Keina García, manager del grupo La Habitación Roja.

Los músicos de León Benavente también comparten esta visión: “Es arriesgado a nivel económico, no nos vamos a engañar. Incluso habiendo ayudas como la de ‘Sounds from Spain’ -la iniciativa que ha traído a los grupos españoles al festival Pulsar- tocar aquí supone una inversión al tener que dar a conocer al grupo, labor de promoción, tocar en sitios pequeños…”, ahondó Boba.

Por su parte, el director de la discográfica alternativa Subterfuge, Carlos Galán, destacó que la experiencia de salir fuera de España “es la manera de que los artistas crezcan y evolucionen”.

La respuesta del público chileno, según Galán, es otro de los motivos que le empujan a seguir trayendo a sus grupos a Latinoamérica: “Nuestro sitio esta aquí. A veces cuesta, como todo, pero tienen una gran querencia y cariño por el mercado español”, concluyó.

Javier Ureta – EFE