Duermen bajo lonas y comen fiambre con arroz. Dieta única desde que fueron expulsados de la colonia donde tenían sus hogares y sus cultivos para el autoconsumo. Mientras un grupo de famílias permanece en el predio de la Escuela Virgen de Fátima (de la que también intentaron echarlos) otro lo hace en el de la Escuela San Jorge. Desde hace 50 días esperan que el gobierno les devuelva la tierra de la que fueron expulsados. No reciben ningún tipo de asistencia por parte de las instituciones y no cuentan ni siquiera con los servicios mínimos. Mira los videos.