Francisca es hija de Estela y Josué de Lucía. Las dos mujeres fueron desalojadas estando embarazadas y sus hijos nacieron en las carpas que levantaron en el predio de la escuela Virgen de Fátima tras el brutal procedimiento que dejó sin hogar a 220 famílias en Guajhory. La situación de los niños generó la reacción de organismos internacionales. Un ejemplo es el de la Organización de Niños, Niñas y Adolescentes que pidió que se terminen los desalojos promovidos por empresas dedicadas al agronegocio.