¿Operó o no Lugo para conseguir los votos a favor de la enmienda? ¿La enmienda es la vía para introducir la figura de la reelección? ¿Por qué los grandes medios se oponen? ¿Cuestión de democracia o cuestión de poder?


Por José Maria Quevedo

La Constitución prohíbe la reelección: verdadero.

Y es bastante clara; en ningún caso (consecutiva, indefinida o alternada)

 

Se hizo para evitar que Rodríguez fuese reelecto: verdadero.

Si en algo coinciden todo los constituyentes es en este punto; la cláusula se puso para evitar que el general Rodríguez pudiera convertirse en un nuevo Stroessner.

 

La figura de la reelección puede introducirse por vía de la enmienda: verdadero.

La enmienda no modifica la duración del mandato (5 años) ni el modo de elección (directo) sino que introduce una nueva figura que le permite al presidente en ejercicio y a cualquier ciudadano que haya ejercido la presidencia competir otra vez por el cargo.

 

Es inconstitucional tratar el proyecto de enmienda dos veces en un mismo periodo parlamentario: verdadero.

Y la Constitución es bastante clara al respecto: “El texto íntegro de la enmienda deberá ser aprobado por mayoría absoluta en la Cámara de origen. Aprobado el mismo, se requerirá igual tratamiento en la Cámara revisora. Si en cualquiera de las Cámaras no se reuniese la mayoría requerida para su aprobación, se tendrá por rechazada la enmienda, no pudiendo volver a presentarla dentro del término de un año” (Art.290)

 

 

El primer rechazo fue una jugada política: verdadero.

Los mismos que presentaron el proyecto y argumentaron a favor de la reelección en el texto del documento votaron por su rechazo.

 

La Constitución se viola todos los días: verdadero.

Se podrían reproducir los artículos de la primera parte de la Carta Magna de forma completa.

 

Muchos de los que hoy defienden la constitución la violaron en 2012: verdadero.

Lo hicieron al apoyar el juicio contra Lugo sin que existieran motivos; al destituirlo sin haber probado su responsabilidad personal en los hechos de los que se le acusó y al no haber respetado el debido proceso y su derecho a la defensa.

 

A muchos de los que defendieron la Constitución no les importaría violarla en 2016: verdadero.

Los luguistas que hablaron de golpe en 2012, hoy apoyan la presentación de un mismo proyecto en un mismo periodo parlamentario, algo que la Constitución prohíbe claramente.

 

Los grandes medios están contra la reelección: verdadero

Los medios, tanto el Grupo Vierci como el Grupo Zucolillo, rechazan la posibilidad de un segundo mandato.

 

Lo hacen porque pone en peligro la república: falso.

Lo hacen porque en caso de existir, la reelección le daría a una persona con suficiente liderazgo político el tiempo necesario para desafiar el status quo que beneficia a un pequeño grupo de la sociedad (del que los propietarios de los grandes medios son parte) en detrimento de la gran mayoría.

 

Detrás de la aparente defensa de la democracia lo que realmente hay es una lucha por el poder entre tres grandes grupos económicos: Vierci, Cartes, Zucolillo: verdadero.

La cuestión del poder se vuelve decisiva para dos de los tres grandes “patrones” de la información cuando la reelección podría darle a uno de ellos (Horacio Cartes) también el control político (y todo lo que esto conlleva) del país.

 

La tesis de Marcos Fariña es un disparate: verdadero.

Hace una interpretación aislada y puramente semántica ni siquiera del artículo completo sino de un párrafo del mismo.

 

Fernando Lugo operó directamente para que se apruebe la enmienda: verdadero.

No solo le pidió a la bancada del Frente Guasu votar por la iniciativa sino que se reunió con Blas Llano para pactar el apoyo del sector liberal que lidera y pagó varios desayunos a los diputados Pakova Ledesma y Víctor Ríos con el objetivo de quebrar al efrainísmo.

 

Fernando Lugo miente: verdadero.

Estuvo detrás del proyecto de enmienda en 2011 y está detrás del proyecto en 2016.

 

Marito y Efraín quieren ganar por “walk-over”: falso.

Los dos quieren competir con los candidatos que hoy están habilitados para hacerlo.

 

Marito y Efraín prefieren no enfrentar a HC y Lugo: verdadero.

Marito sabe que sería muy difícil derrota a Horacio Cartes en una interna debido al enorme poder económico del actual presidente que le da el total control del aparato partidario. Por su parte, Alegre es consciente de la popularidad de Fernando Lugo y la simpatía que su figura genera en las bases liberales.

 

Cartes tiene un proyecto autoritario: verdadero.

Es innegable que su gobierno tiene características similares al stronismo desde el discurso a la acción.

 

Los medios del presidente manipulan, tergiversan, desinforman y hacen propaganda: verdadero.

Mientras La Nación es un resumen de las gacetillas de los diferentes ministerios, Hoy se encarga de atacar y difamar a los dirigentes de la oposición.

 

Si Lugo se enfrenta a Cartes es seguro que le gana: Falso.

El actual presidente tiene mil cartas para jugar contra el exmandatario. Desde sus supuestos vínculos con el EPP hasta su tumultuosa vida sentimental pasando por ciertos deslices cometidos por su parientes y amigos en la administración pública.