Bolivia, que será el lugar donde se concentre la mayor parte de la actividad para la venidera edición del Dakar se encuentra en una situación considerada crítica; afrontan la peor sequía en los últimos 25 años y esto preocupa principalmente a su gobierno, no obstante, la Amaury Sports Organisation tomó cartas en el asunto.


Bolivia se encuentra en una situación complicada pero que no afectará a la competencia.

El ente organizador del Rally Dakar lanzó un comunicado de prensa en el que aseguran que la competencia no será una carga adicional para el gobierno del país y que en consecuencia han tomado medidas para el efecto.

“La organización del Dakar tomó pleno conocimiento de la gravedad de la crisis que azota a Bolivia dada la escasez de agua en el país actualmente. Los equipos del Dakar fueron in situ para proceder, con las autoridades locales, a una reorganización logística de la competencia y aligerar al máximo la implicación de recursos humanos y materiales bolivianos, que necesita el país para ayudar la población a superar la situación que atraviesa”

“Por otro lado, la organización ha previsto una autonomía total en cuanto al aprovisionamiento de agua de la caravana del Dakar en Bolivia, cuyo recorrido deportivo permanece sin cambios. El Dakar, sus competidores y sus acompañantes, se adaptarán estrictamente a todas las obligaciones que el gobierno boliviano quiera implementar de cara al paso de la competencia por su territorio”.

Bolivia será clave durante el desarrollo de la competencia pues albergará cinco de las etapas más el día de descanso. En su recorrido, los pilotos afrontarán alturas superiores a los 3.000 metros sobre el nivel del mar incrementando la dificultad de la competencia.

Compartí: