Aunque a día de hoy es poco común ver teléfonos celulares como los de hace una década en plena era de smartphones, todavía existen algunos adeptos a los dispositivos con teclado físico y más si estos teléfonos son de lujo. Así es el caso del Gresso Meridian.


El acabado de titanio es un refuerzo para su exclusividad.

El móvil no tiene sistema operativo y su cámara es de tan solo 3 megapíxeles, capacidad para Dual SIM y conectividad EDGE. En lo físico, su acabado es de titanio y en la versión más cara, monta un teclado completamente de oro de 18 kilates.

La gama arranca con 3.000 euros para el Meridian M1 y asciende a los 9.500 dólares  para el Meridian M6. El oro se hace presente desde el M3 por 4.500 dólares con su logo en dicho material. La tirada de los teléfonos es de 999 unidades validando la exclusividad.

Compartí: