La odisea que por primera vez visitará nuestro país cumple hoy 38 años de historia desde la primera largada en suelo francés aquel 26 de diciembre de 1978. La idea del piloto galo Thierry Sabine de replicar una dura experiencia de navegación por el desierto dio origen a esta competencia dentro de los Rally Raid y que ostenta el calificativo de la más dura del mundo.


El Dakar cumple un año más de vida y Paraguay se suma a los festejos con su inclusión en el recorrido.

En el trascurso de las semanas fuimos -y seguiremos- repasando algunos antecedentes importantes que tuvieron lugar en dicho certamen, pues 10.000 kilómetros de promedio al año reúnen bastantes anécdotas. El Dakar pasó por varios países de África hasta la suspensión en 2008 por amenazas terroristas. Fue en 2009 cuando la Amaury Sport Organisation dio un giro radical trayendo el evento a Sudamérica.

Es justo recordar que el nombre de la competencia honra a su destino final original, la ciudad capital de Senegal en el continente africano. En cuanto a su partida, no siempre ha sido en París; en muchas ocasiones el punto de partida ha cambiado, pasando por ciudades como Lisboa (Portugal), Barcelona (España), Granada (España), Arrás (Francia) o incluso la propia Dakar.

Una réplica y las necesarias mejoras. La idea de Sabine fue que la competencia reuniera a aficionados al automovilismo indistintamente de ser profesionales o no y así lo fue en los inicios, pero el tiempo demandó una mejora drástica que cuidase hasta el más mínimo detalle. No obstante, se siguen lamentando decesos en accidentes incontrolables tanto de participantes como periodistas y transeúntes. Es el riesgo que implica una competición de esta índole.

Recorrido variado. Si bien la esencia del Dakar es el paso por el desierto, la prueba pasó por diversos terrenos arenosos, rocosos, con barro, con vegetación e incluso carreteras, lo que seduce a quienes quieran desbordar adrenalina durante las dos semanas del recorrido.

¿Estadía definitiva? Muchas veces se barajó la posibilidad de su vuelta al continente africano, pero el éxito parece influir en las posibilidades de quedarse e incluso expandir su recorrido. Paraguay se suma a la lista de países que recorre esta competición y también subió el número de participantes hispanohablantes.

El riesgo y la aventura son el llamado a muchos para disputar una competencia en condiciones severas y cada año suma adeptos, por esta y muchas razones, la organización merece un respetuoso saludo así como en la memoria de su fundador que nos dejó hace treinta años observando su creación.

Compartí: