El piloto mexicano estará ausente para la nueva edición del Dakar ya que no ha podido recuperarse de una tifoidea que contrajo tras correr el Rally Merzouga de Marruecos, la última prueba antes del Rally Dakar. Ramírez, de 23 años, apuntaba a su debut en la competencia a bordo de una KTM 450.


Ramírez durante el Rally Merzouga de Marruecos. Foto: Red Bull

En una entrevista concedida a la división latinoamericana de Motorsport.com, había comentado que “andaba un poco mal de salud”, que no se encontraba al 100 por ciento y por tanto se vio obligado en posponer sus entrenamientos. Tras regresar de Marruecos se sintió muy débil y no pudo completar sus preparativos. La decisión final fue tomada la semana pasada.

“El Dakar siendo una carrera tan larga no puedes ir al 50 por ciento, tienes que ir con todo (…) quizá me siento un poco frustrado, me siento triste. Estaba ya listo, ya habíamos hecho el trabajo, me había preparado todo el año con lo que hemos hecho. Son cosas que pasan y hay que aceptarlas”. Agregó el piloto que integraba el equipo de KTM en sustitución del francés Antoine Meo.

Ramírez se preparó durante años bajo la tutela de KTM en Estados Unidos y corrió patrocinado por la marca de bebidas energizantes Red Bull en competencias como la Baja 250, la Baja 500 y la Baja 1.000 con sendas victorias y llegadas al podio. Con su salida, Carlos Gracida es el único representante de México para el certamen que arranca el 2 de enero en Asunción.

Compartí: