No es broma del día de los inocentes ni mucho menos un chiste jocoso derivado de alguna frase suelta en medio de la algarabía que mueve la competencia. Por sexta vez, Nani Roma coincidirá en la competencia junto a su esposa Rosa Romero. Roma está en las filas de Toyota en la categoría de autos mientras que Romero lo hace para el equipo Himoinsa a bordo de una KTM en motos.


La pareja tras una etapa dentro de una edición anterior del Dakar.

En medio de la competencia olvidan de que son marido y mujer pues ambos buscan la victoria en sus respectivas categorías. La división motor de la revista española Marca entrevistó al piloto de Toyota y emitió comentarios respecto a qué haría ante ciertas situaciones donde pudieran coincidir.

Ante una caída leve, su respuesta fue un no, pues Himoinsa tiene en sus filas a Antonio Ramos, quien hará de mochilero. “Estoy muy concentrado en la carrera y seguro que no me pararía porque sé que está acompañada, está segura con alguien que siempre está a su lado” agregó.

Sobre la confianza en el desempeño de Romero. Comparó la KTM 450 con la motocicleta que utilizó para ganar el Dakar y resultaron completamente distintas. “La de Rosa es mucho más pequeña, mucho más fácil. Rosa hizo una carrera en Marruecos que le fue muy bien, pasó las dunas y lo pasó todo bien” comentó.

Su consejo para Rosa: “Lo único que le digo es que no se pare. El primer año se paraba con todo el mundo y en el Dakar hay momentos en los que tienes que ser un poco egoísta. Si encuentras a alguien con accidente hasta nosotros nos paramos, porque es una ley no escrita.”

La pareja estará presente junto a casi medio millar de pilotos en todas las categorías y correrá por dos semanas una nueva edición del Dakar en su paso por Paraguay, Argentina y Bolivia.

Compartí: