Las intenciones de Marc Coma de recuperar la esencia del Rally Dakar como en los tiempos de su fundador, Thierry Sabine, van muy en serio; al punto en que los GPS serán crudamente reprogamados para limitar la cantidad de trazado almacenado. Esta idea viene en conjunto con la organización a fin de incrementar la dificultad en el desarrollo de la competencia.


El GPS se verá afectado con esta medida.

Para entenderlo mejor, explicaremos desde el caso de las motocicletas (aunque eventualmente será idéntico en las demás categorías). El Sistema de Posicionamiento Global -lo que conocemos por sus siglas GPS- fue degradado en funciones y sólo guardará el último kilómetro recorrido.

Esto se hace buscando exprimir al las habilidades de orientación de los participantes en cada etapa del Dakar y así poder evitar que puedan regresar al anterior punto de control si pierden la ruta o que calculen de forma matemática la dirección seguida.

Igualmente, ya no podrá ser útil a la hora de validar los “Waypoints” pues ya no contará con la flecha que los guiaba, por tanto no sabrán la cercanía de la posición y tendrán que validar su ubicación manualmente, lo que traerá consigo una pérdida de tiempo ante la remoción del mecanismo automático.

No obstante, los comentarios de Joan Barreda, piloto español en la categoría de motos dan una idea de lo que se avecina “A partir de ahora, tendremos que hilar mucho más fino y ser mucho más precisos. Cuando lleguemos a los teóricos waypoints, tendremos que comprobar que el GPS ha cambiado y te avisará de que tienes que ir a buscar el siguiente”, asegura en una entrevista a la revista Marca.

Con estos cambios, se “vuelve al pasado” en materia de navegación, pero se busca volver al espíritu aventurero del Dakar.

Compartí: