Una notable contradicción es generada entre la Resolución 627/16 de la Secretaría del Ambiente (SEAM) y la acción de inconstitucionalidad (sentencia nº 1.115) dictada por la Corte Suprema de Justicia (CSJ). Mientras una, basada en principios ambientales, restringe la importación de neumáticos usados, la otra permite que ingresen al país vehículos de hasta diez años de antigüedad.


La Secretaría del Ambiente (SEAM) es la entidad que tiene como propósito la formulación de políticas, coordinación, supervisión y ejecución de planes, programas y proyectos de acciones ambientales, en el marco del Plan Nacional de Desarrollo (PND) Paraguay 2030.

En referencia a sus funciones, la SEAM, a través de la Resolución 627/16, restringe y, en algunos casos, prohíbe la importación de neumáticos usados. La medida fue tomada considerando el impacto ambiental negativo y de riesgo que genera la acumulación de cubiertas, al mismo tiempo que busca velar el cumplimiento de los artículos 6, 7 y 8 de la Constitución Nacional, que refieren sobre la calidad de vida y la protección del medio ambiente saludable.

Por su parte, la Corte Suprema de Justicia (CSJ), contrariamente a lo dispuesto por la SEAM, mediante la sentencia 1.115 del año 2012 declara la inaplicabilidad del Art. 1 de la Ley 4.333/2011 que hace referencia a la libre importación de vehículos usados. De esta manera, Paraguay se convierte en el único país de Sudamérica que abre las puertas a la entrada de automóviles de más de diez años de antigüedad.

En este sentido, el Asesor Jurídico de la CADAM, Abogado Adolfo Rautenberg, explicó que la Constitución Nacional posee supremacía sobre la Resolución de la SEAM y que, por otro lado, es difícil jerarquizar o categorizar  cuando dos o más derechos constitucionales se contraponen y debe establecerse cuál predomina.

“Este sería el caso cuando el derecho a un ambiente saludable se contrapone con el de la igualdad de las personas, de la libertad de concurrencia y de la libre circulación de productos. A mí criterio, debe prevalecer el derecho a un ambiente saludable establecido en el artículo 7 de la Constitución Nacional como un interés general sobre el particular”, añadió.

Por otro lado, esta situación representa una preocupante incoherencia en la aplicación de normativas, a criterio de la Cámara de Distribuidores de Automotores y Maquinarias (CADAM), beneficiando a sectores comerciales que toman ventaja de esta contradicción en detrimento de toda la ciudadanía.

Cubiertas usadas, un riesgo para la salud

Analizando la situación, y teniendo en cuenta que la Subsecretaría de Estado de Tributación (SET) contabilizó cerca de 50.000 vehículos usados (de más de diez años) importados en el 2015, se puede concluir en que 250.000 cubiertas usadas (cinco por rodado) ingresaron al país solo el año pasado. Esta situación demuestra una falta de control y comunicación por parte de los organismos del Estado.

Los neumáticos de los rodados importados son inmediatamente desechados y eso origina una acumulación masiva, situación propicia para aguas estancadas donde tienen origen larvas del mosquito aedes aegypti, transmisor de enfermedades vectoriales. Este hecho tiene consecuencias negativas como la contaminación ambiental y efectos directos en la salud de la población.

Compartí: