A poco de iniciar la competencia desde la Costanera de Asunción, el equipo que tendrá la tarea de defender su título del año anterior, pero aparentemente no cayó bien el cambio de reglamento que incrementó las restricciones. No obstante, Bruno Famin, director de Peugeot Sport confía plenamente en sus ingenieros y técnicos para lograr soluciones ante esta situación.


El 3008 DKR no se echa atrás en medio de las restricciones, pues busca evocar la gloria del pasado.

El 2016 fue su año de gloria pues en la segunda participación de la firma del león, consiguieron parar el cronómetro antes que el resto tras dos semanas de competencia. Esta ocasión afrontarán el desafío que parte desde nuestro país con el 3008 DKR que fue diseñado por en el departamento de carreras de Velizy, en conjunto con el equipo al frente del vehículo de producción.

¿Qué cambia respecto al año anterior? Famin comentó algunos detalles respecto a las diferencias con el 2008 DKR al cual sucederá, empezando por la incorporación del sistema de Aire Acondicionado que suma unos 10 kilogramos al auto y que se diseñó buscando mantener el centro de gravedad más bajo posible. El sistema se pensó en la seguridad misma de los tripulantes cuando se alcanzan picos de 70 grados en el interior del bólido y más con especiales de 500 kilómetros en puerta.

La no tan agraciada reducción. Un milímetro menos (de 39 a 38 mm) es la actualización al diámetro de la brida de admisión, la misma, según Famin, les costó una reducción de al menos 20 caballos de fuerza en comparación a los 340 del modelo campeón vigente. No obstante, el equipo trabajó con el motor de seis cilindros para mejorar el rendimiento en bajas velocidades, sobre todo en las dunas, donde necesitarán la fuerza bruta del motor a las cuatro ruedas.

Compartí: