La piloto rusa de motocicletas había recibido el 14 de noviembre una suspensión para correr el Rally Dakar 2017 tras dar positivo en una prueba de dopaje que arrojó contenido de Meldonio en su muestra de orina. Esta resolución se había dado tras el Rally Merzouga de Marruecos y la misma Federación Internacional de Motociclismo lanzó un comunicado en el que autorizan a la atleta su participación en la largada desde Asunción.


Nifontova finalmente tendrá la oportunidad de correr el Dakar 2017.

Nifontova estuvo cerca de no poder ser la primera mujer de nacionalidad rusa en disputar un Dakar, mas la FIM decidió expedir una “Licencia para un Evento Internacional” tras una serie de sucesos -aún tratados de forma confidencial por el código Anti-Dopaje de la FIM- que originaron cambios en el segundo análisis solicitado por la piloto.

La FIM alegó en el comunicado que de negarse a emitir la autorización particular para su participación en el Dakar, pudieron haber causado “un daño irreparable” a la piloto. Este año, Nifontova se enfila con la firma Husqvarna.

Compartí: