Las historias de la competencia no se detienen, y si algo puede caracterizar sin tapujos a un rally o cualquier otro evento deportivo, es el contacto entre los aficionados y los pilotos. En tanto correspondía abandonar Paraguay para ir hasta el chaco argentino en la ciudad de Resistencia, el checo Lukas Kvapil y un adolescente protagonizan la anécdota.


El momento que quedó grabado en la memoria de ambos. Foto: Todo Noticias.

El piloto de la Yamaha de Big Shock Racing se salió de las convencionales respuestas a los aficionados como los bocinazos, los saludos levantando las manos o las luces para volver varios metros hasta el adolescente para fotografiarse con él, quien se encontraba junto a unos amigos.

El evento se dio en el puesto de Vialidad Nacional, ya en suelo argentino, de la ruta 11 al kilómetro 1.041, el afortunado, de nombre Agustín Cáceres, no dudó en inmortalizar el momento con su teléfono celular haciendo que la historia recorra por los rincones de Sudamérica, y quién sabe, del mundo.

Compartí: