La importancia de respetar las disposiciones de seguridad quedó reflejada en un video aficionado en donde se aprecia mejor la velocidad con la que el Peugeot 3008 DKR volcó en dirección a un barranco. Los daños del vehículo forzaron el abandono del piloto español, pero sus probabilidades de supervivencia estaban altamente aseguradas por la estructura del auto ¿Qué hay del lado contrario?


El 3008 DKR de Sainz en un estado deplorable forzó a su abandono.

El video refleja la suerte que tuvo quien lo filmó, pues el auto de Sainz perdió el control a una velocidad muy alta, lo suficiente como para que instintivamente se retire del lugar. La actitud lógica sería no ubicarse en una zona cercana al tramo, por lo que esto se considera una desgracia con suerte, y más teniendo en cuenta las piezas desprendidas del 3008 DKR.

Compartí: