Desde Punta del Este, subido a su Lamborghini, a 275 km/h y con el mar de fondo, el exsenador iberal envió un mensaje de aliento a todos aquellos que se rompen el alma trabajando. ¿Qué dijo?


aj

Compartí: